Haga planeación forrajera y disminuya desperdicios

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Diciembre 2017
compartir
Forrajes, planeación forrajera, Fondo Nacional del Ganadeo, Página del Ganadero, Hector Anzola, CONtexto ganadero, ganadería Colombia, Noticias ganaderas Colombia
En esta gráfica se aprecian los excedentes de comida que se producen entre junio y noviembre, los cuales pueden conservarse (mediante ensilaje, henificación o henolaje, etc.) para suministrarlos entre diciembre y marzo, época en la que hay déficit de alimentos para los bovinos. Fuente: Página del Ganadero 292
Se debe hacer planeación forrajera para garantizar que haya una oferta de alimento, suficiente, permanente y de calidad durante todo el año.
 
La planificación forrajera en su predio le permite además de lo señalado, a prepararse para enfrentar fenómenos climáticos -muy sentidos por nuestros ganaderos como el Fenómeno de El Niño o el de La Niña- y no esperar a que la escasez de comida lo obligue a acudir a soluciones que resultan costosas.
 
Así lo advierten Héctor José Anzola Vásquez, MVZ, Ph. D; Héctor Mauricio Durán Muriel y Juan Camilo Rincón Solano (Zootecnistas). (Lea: Hay que hacer planeación forrajera, en Página del Ganadero Fondo Nacional del Ganado FNG).
 
Estos expertos recomiendan desarrollar e implementar prácticas más eficientes de manejo de los diferentes recursos del sistema productivo (suelo, agua, praderas, animales, insumos) y aplicar metodologías que permitan anticiparse a la variabilidad climática”.
 
“El conocimiento de la oferta forrajera para animales en pastoreo puede hacer la diferencia entre un manejo sostenible de las praderas y uno que propicie la degradación del recurso forrajero y del suelo”, sostienen
 
Ser eficiente en el uso de los recursos forrajeros y disminuir las pérdidas de alimento por desperdicio, por falta de planeación y principalmente por el desconocimiento de las ofertas forrajeras, es su recomendación, como lo es igualmente, el respectivo ajuste de la carga animal.
 
“La eficiencia de utilización del forraje, que es la diferencia entre lo disponible y lo consumido, puede ser de 40% a 80 %, por tanto, existe un amplio margen de manejo para evitar las pérdidas”, aseguran.
 
¿Qué afecta la planeación forrajera?
 
A juicio de estos expertos, existen tres factores que afectan e inciden para lograr una adecuada planeación forrajera: el nivel de actividad, el clima y el factor humano.
 
“Cada uno de estos, tiene sus exigencias y hay que conocerlas y tenerlas presentes en la ganadería”. De ahí que consideren prudente recordarlas y describirlas a continuación:
 
Nivel de actividad: está directamente relacionada con:
 
La Topografía de las fincas influye en el desempeño de los animales y en su gasto energético al momento del desplazamiento hacia los lugares de difícil acceso.
 
• El Tamaño del potrero y su capacidad tiene relación directa con la capacidad de los potreros para ofrecer alimento en buena cantidad y calidad a los animales que los pastorean.
 
Es más factible manejar y mantener productivas áreas pequeñas en las que se controlan fácilmente los períodos de ocupación y de descanso, y se hace control eficiente de las plantas acompañantes no deseadas (arvenses).
 
Periodo de ocupación de un día. Es el tiempo en el cual los animales permanecen en un área determinada consumiendo el forraje disponible. Este período debe ser lo más corto posible. La ocupación ideal es de un día y no debe superar los seis días, con el fin de evitar que el animal consuma los rebrotes del pasto y afecte la producción del siguiente pastoreo.
 
• La Presión de pastoreo, que se refiere a la cantidad de animales que consumen el forraje disponible en un tiempo determinado. El pastoreo eficiente se basa en la utilización de alto número de animales por área, en potreros pequeños, con períodos cortos de ocupación y períodos largos de descanso.
 
El Periodo de descanso. Es el tiempo entre el último pastoreo -o consumo- por parte de los animales y su recuperación. Es de anotar que dicha recuperación está influenciada directamente por la especie de forraje o pastura, además del clima, su manejo general y el estado de desarrollo del grupo de animales que hacen uso de la pastura (Solarte et al, 2013).
 
Disponibilidad de agua para abrevar. Los animales deben tener disponibilidad permanente de agua en cantidad y calidad en el sitio de pastoreo. “El agua debe buscar a los animales y no los animales al agua”.
 
El Clima
 
Es el segundo factor a tener en cuenta, el cual es influenciado por los siguientes elementos:
 
Viento. Este elemento afecta calidad de los forrajes, deseca los suelos, acelera los procesos de deshidratación de los forrajes y disminuye su palatabilidad. El viento constante sobre las pasturas disminuye la biomasa de ahí la importancia de establecer barreras o cortinas rompe vientos en las zonas que sean afectadas.
 
• Las temperaturas extremas sumadas al viento, a la falta de agua, competencia por sombra y los largos desplazamientos, entre otros, afectan de forma negativa la planeación forrajera. Es importante que los animales que están en un sistema de pastoreo, puedan protegerse de las altas temperaturas bajo sombra natural en los potreros, de esta manera dedicarán más tiempo al pastoreo y menos tiempo a resguardarse.
 
Radiación. Esta carga energética que se recibe directamente del sol, puede afectar positiva o negativamente el comportamiento de los forrajes. Igualmente, a los animales causando efectos negativos en su comportamiento productivo y reproductivo.
 
Exceso de humedad, pues reduce la producción de forrajes. No todos los sistemas productivos en condiciones de humedad alta soportan el pastoreo. Las zonas inundables no se consideran como lugares de buena producción forrajera, pero deben ser considerados al momento de hacer una planeación forrajera.
 
Lluvia. Este factor asegura la humedad para el desarrollo y recuperación de los forrajes.
Es indispensable en un programa de planeación forrajera conocer en qué momento será limitante este recurso (por sequía o exceso) para prepararse con anterioridad. Los periodos de lluvia y sequía coinciden con las épocas en las que hay mayor oferta forrajera y déficit, respectivamente.
 
Factor Humano
 
Finalmente el elemento que conjuga y puede influir en cambios a favor o en contra de la planeación forrajera, es el Factor Humano. Es fundamental el compromiso de las personas involucradas en el proceso de producción ganadera, el cual debe ser liderado por el propietario a quien se le recomienda definir, responder y solucionar oportunamente, las situaciones que se presenten, acompañado siempre de su equipo de trabajo.