Humedales construidos, el nuevo reto tecnológico para preservar el agua

Por: 
CONtexto Ganadero
31 de Octubre 2013
0
compartir
Humedales construidos o artificiales son el reto ambiental
Este sistema de tratamiento combinado pretende reducir la contaminación de nitratos y de pesticidas en las aguas superficiales y subterráneas. Foto: Cortesía - Aquasost.
La Universidad de Cataluña, en alianza con la Unesco, acaba de presentar un proyecto que aborda el problema de la contaminación y escasez de recursos hídricos que produce la agricultura de riego, buscando depurarlos y reutilizarlos.
 
En el marco de la Feria Expociencia y Expotecnología 2013, que se lleva a cabo en Bogotá, se socializó una iniciativa de preservación y reutilización de los recursos hídricos, que arrancó en Barcelona, España en el mes de enero y hace poco llegó a Medellín. El proyecto, que hace parte del programa Reagritech, está enfocado en la preservación de la naturaleza y el medio ambiente e irá, en su fase inicial, hasta diciembre de 2015.
 
El sistema de tratamiento combinado pretende reducir la contaminación de nitratos y de pesticidas en las aguas superficiales y subterráneas, asociadas  a las actividades agrícolas; también traerá beneficios para la zona donde se ubique el sistema como tal, ya que permitirá la recuperación, restauración y expansión del área ocupada.
 
“Los seres humanos necesitamos de los recursos hídricos para sobrevivir, pero al tiempo ejercemos una presión muy fuerte sobre esos recursos, lo que nos ha llevado a una insostenibilidad territorial, por eso debemos empezar a reutilizarlos, en especial, para labores agrícolas”, asegura Jordi Morato Farreras, coordinador de cátedra de la UNESCO y docente en la Universidad de Cataluña. (Lea: Preservar el agua del planeta, el gran reto de la tecnología)
 
Por eso, en Medellín ya se replica la experiencia exitosa de los humedales construidos o artificiales, tierras o zonas construidas por el hombre en las que se reproducen, de manera controlada, los procesos físicos, químicos y biológicos de eliminación de contaminantes que ocurren normalmente en los humedales naturales.
 
En esta iniciativa se han involucrado comunidades rurales, la Alcaldía de la ciudad y la Gobernación de Antioquia. “La idea con esto es que logremos repensar la transformación de los territorios rurales y recordar que los proyectos que tienen éxito van de abajo hacia arriba, es decir, que empiezan por la gente”, asegura Morato Farreras.
 
Durante la exposición hecha en el marco de la Feria, en Bogotá, se mencionó además que este sistema permitirá, en términos económicos, reducir los costos  de producción asociados con los cultivos de riego en las parcelas ubicadas en zonas ribereñas o cerca de ellos, así como en los costos de tratamiento de depuración, debido a que no se requiere de nuevas instalaciones de tratamiento de nutrientes ni de eliminación de plaguicidas.
 
En el mundo se utilizan anualmente más de 80 millones de toneladas de nitratos, lo cual muestra que la contaminación por nitrógeno es un problema grave que enfrentan los suelos y el agua en el mundo. “Por esto, si queremos recobrar nuestros recursos, debemos usar tecnologías apropiadas, es decir, que hagan parte del entorno y que utilicen la menos cantidad  de energía y de productos químicos. Dichas interacciones dependen de la integración entre raíces, suelos y agua”, explica Morato Farreras.
 
En el futuro, el uso continuo de estos sistemas en zonas vulnerables a agroquímicos o en precario estado por cuenta de la contaminación, permitirá avanzar en la mejora de la calidad del agua superficial y subterránea. “No tenemos ni idea en qué lugar estamos parados, Colombia es una potencia tropical a nivel mundial, nuestros bosques y recursos hídricos superan en miles a los de muchos países de Europa, por eso debemos proteger lo que aún existe”, aseveró Juan Carlos Borrero Plaza, ganador del Premio Nacional al Mérito Científico en 2012. (Lea: Sin tecnología, la agricultura de riego será inviable dentro de 20 años)
 
Ambos expertos además coincidieron en que es momento de sustituir ese modelo lineal de consumo que existe (recibir-consumir-contaminar-botar) para transformarlo en un modelo circular (recibir-consumir-procesar-reutilizar). “Debemos ser creativos para adaptarnos y habitar un territorio, debemos aprender a convivir, no solo entre nosotros, sino también con el territorio y en el caso de productores del campo, deben comprender que el agua siempre mantendrá un nivel de nutrientes, por eso, es ideal reutilizar para riego”, concluyó el español Jordi Morato.