La salud de los suelos, una cultura que retrocedió

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Mayo 2018
compartir
Suelo, la salud de los suelos, ciruelos de excelencia del FNG, la experiencia de los círculos de excelencia, CONtexto ganadero, ganadería Colombia, Noticias ganaderas Colombia
Pradera Manejada bajo la política de labranza mínima y cero aplicación de Fertilizantes Químicos y herbicidas (Municipio de pasto - Nariño).:
Los Círculos de Excelencia que promoviera Fedegán cuando era el administrador del Fondo Nacional del Ganado dejaron grandes enseñanzas y le imprimieron a la ganadería un fuerte impulso, que no se promovieron por la entidad delegada por el Ministerio de Agricultura para su administración.
 
Su labor estaba enmarcado en el logro de la visión trazada en el Plan Estratégico de la Ganadería -PEGA 2019, y en el propósito de alcanzar una ganadería ambientalmente sostenible con metodologías de bajo costo, amigable con la salud del suelo y conservando el equilibrio de la microfauna.
 
Un ejemplo de la enseñanza de estos grupos de trabajo es la que dejó el Círculo de Excelencia de Nariño, que luego de dos años de consecutivo trabajo concluyó que en materia de suelos es mejor ajustarse a la siguiente fórmula: Una labranza mínima, reducir la “tractorización” de las praderas y no aplicar fertilizantes químicos, ni herbicidas.
 
Asimismo recomendó elaborar caldos microbianos (a base de estiércol, leche, Melaza, Ceniza, Fosforita Huila y Agua), los cuales se fermentan vía anaeróbica para después aplicar a los pastos.
 
Estas actividades le permitieron aumentar la producción de forraje verde por metro cuadrado y disminuir la compactación y multiplicar la materia orgánica presente en el subsuelo.
 
Implantación de sistemas Silvopastoriles
 
Adicional a lo anterior, el establecimiento de los sistemas silvopastoriles como barreras vivas, barreras rompevientos, árboles en potreros y protección de cuerpos de agua con especies como: Tilo, Sauco, Acacia amarilla, Acacia Japonesa, Pino y Cipré, trajo consigo grandes aportes ecológicos a tal grado que permiten la captura de Carbono, la disminución de la erosión, el aporte de Nitrógeno a la pradera y el confort brindado al componente animal, entre otros beneficios.
 
Inclusive, se adaptan prácticas de desparasitación a los animales que excluyen a las, que excluyen a las ivermectinas, por convertirse en un tóxico para el escarabajo estercolero, que dicho sea de paso, es un obrero incansable y gratuito en la transformación de material orgánico e indicador de biodiversidad en el suelo.
 
Sostener producción de praderas
 
A pesar de los fenómenos de La Niña y de El Niño, que han impactado negativamente a las ganaderías nariñenses, los esquemas adoptados por los productores integrantes del círculo de excelencia mostraron sus virtudes al permitirles manejar, cada una de estas coyunturas, con menos grado de dificultad.
 
Optimizar los periodos de ocupación y descanso de las praderas, realizar prácticas de conservación de forrajes para épocas críticas (ensilaje y henolaje), readecuar los caminos para los animales y el mejoramiento continuo de la rutina de ordeño, junto con la implementación de Buenas Prácticas Ganaderas, BPG, fueron los factores que les ha permitido sostener la producción ganadera en épocas difíciles.
 
Los desbalances nutricionales
 
Una buena producción requiere de una buena reproducción y, en la medida en que se dé su mejoramiento, los indicadores se ubicarán en un adecuado nivel.
 
Muchos de los problemas reproductivos nacen de los desbalances nutricionales, y en este sentido, los programas estratégicos de suplementación animal, el balance energético - proteínico de la dieta y una adecuada oferta forrajera, se lograron corregir en los predios de los ganaderos del Círculo, mejorando sus índices reproductivos toda vez que son complementados con programas de mejoramiento genético.
 
Los miembros lograron reducir el intervalo entre partos de 544 a 479 días y aumentar la tasa de natalidad de 49 a 52 %. Dichos logros, son resultado también de la colaboración de Fedegán, la Universidad de Nariño, Colácteos y CIAT, por la realización del megaproyecto -avalado por Colciencias- de la caracterización y evaluación genética de la población bovina.
 
Esa evaluación estaba encaminada a obtener por selección, un tipo de animal adecuado para las condiciones de esta región.
 
Al pasar la administración del FNG al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, y al delegar este su administración en una entidad financiera si experiencia en el manejo de un fondo de esta naturaleza, todos esos avances se perdieron y el país retrocedió en cultura ganadera e indicadores productivos.