Reforestación y acueductos rurales, claves para gestionar recursos hídricos

Por: 
CONtexto Ganadero
03 de Noviembre 2013
0
compartir
Acueductos rurales en Colombia
Mejorar la infraestructura del campo es vital en la gestión de los recursos hídricos. Foto: Alcaldía de San José del Guaviare.
El cambio climático, las devastadoras epidemias y la creciente brecha social entre el campo y la ciudad, son algunas de las consecuencias de la pobre gestión que la humanidad ha hecho de los recursos naturales. La clave está en reforzar la infraestructura rural.
 
¿Se imaginan 53 grados de temperatura en Pakistán o más de 50 grados durante los veranos de China, o 35 grados en algunas islas de Alaska que más parecen paradisiacas playas del Caribe? Pues entre 2010 y 2012 todos estos fenómenos fueron registrados por los organismos meteorológicos del mundo. “El contenido de calor de los océanos ha aumentado y ahora se presentan tornados en países como Colombia, donde antes era impensado.
 
El cambio climático está aquí así los gobiernos quieran negarlo”, asegura Guillermo Jaramillo, investigador y presidente de Canal Clima, entidad invitada a la Feria Expociencia y Expotecnología 2013, que se desarrolló la última semana de octubre en Bogotá.
 
Con estas cifras, que dejaron perplejo al auditorio, se abrió el debate sobre la pobre gestión de los recursos naturales que ha hecho el hombre desde varios siglos atrás. No en vano, los registros señalan que la Tierra se empezó a calentar desde 1887. Ante este panorama, la reforestación y el fortalecimiento de los acueductos rurales destacan, según los expertos, como alternativas para gestionar mejor los recursos naturales del planeta. “El cambio climático y la deforestación generan más desplazados que las guerras”, dijo Jaramillo de Canal Clima.
 
En el panel todos coincidieron en que la pérdida de bosques es un problema mundial de suma trascendencia. La deforestación se produce por lo general en respuesta a las necesidades de urbanismo y consumismo y a las operaciones de tala.
 
Según cifras suministradas por Canal Clima, un área de bosque del tamaño de Panamá se pierde cada año en el mundo. “La replantación de árboles a través de prácticas de repoblación forestal puede ayudar a reducir el impacto de las emisiones de dióxido de carbono, además de limitar la pérdida total del hábitat”, expresa Alberto Castaño, miembro del Instituto Cinara, en Valle del Cauca. quien también fue invitado a Expociencia y Expotecnología 2013. (Lea: Tecnología satelital busca controlar la deforestación en tiempo real)
 
La reforestación se puede emplear además como técnica de gestión de los ríos. Los árboles se plantan en la tierra desnuda para estabilizar los bancos de los ríos y los suelos. Los árboles también proporcionan un nuevo hábitat para la fauna silvestre y ofrecen una mayor intercepción de agua de lluvia antes de que esta llegue al cauce del los ríos. “La reforestación, como una técnica de gestión de los cuerpos de agua dulce, ofrece grandes ventajas debido a que es relativamente barata y mejora la calidad ambiental de las cuencas en poco tiempo”, puntualiza Castaño.
 
El tortuoso camino de los acueductos rurales
 
Datos del DANE aseguran que mientras la cobertura del servicio de acueducto en las zonas urbanas es del 96%, para las zonas rurales es apenas del 56,3%, lo cual indica que cerca de 12 millones de colombianos pueden tener acceso al agua en zonas rurales gracias a la labor de los acueductos comunitarios, que sin embargo, tienen problemas por la baja calidad del líquido que suministran y el abandono del Estado.
 
Pero según lo plantea Eduardo Escobar, presidente del Comité de la Empresa Privada de Acueducto de Boyacá, en el municipio de Villa de Leyva se viene trabajando en un proyecto que es modelo de desarrollo para la región e incluso para el país. Gracias a una sinergia dirigida por Corpoboyacá, se ha logrado restablecer la cuenca del río Villa de Leyva y sus afluentes, al tiempo que su caudal ha aumentado en los últimos tres años. (Lea: Los carros del futuro reemplazarían la gasolina por agua)
 
“Es una sinergia de acueductos, cinco en total, que ha permitido mejorar la distribución del agua, fortalecer su calidad y además impulsar la arborización y la reforestación de cuencas”, expone Escobar.
 
Para el experto, también es importante reforestar para que los recursos hídricos resistan la gran demanda que se viene en los próximos años por cuenta del aumento poblacional que llegará a los 9 mil millones de habitantes en 2050. “Nosotros vemos la inversión en nuevos acueductos rurales, como una especie de alianza por el agua, en la cual todos debemos involucrarnos”, concluye.