Conozca un poco más sobre el pastoreo rotacional

21 de Octubre 2013
compartir
El pastoreo rotativo es un sistema que implica el uso de por lo menos dos potreros y que permite "rotar" el ganado entre ellos, lo que resulta en un periodo de pastoreo seguido de uno de descanso. El número de potreros en el sistema rotacional puede variar desde 2 hasta 60. Uno de los beneficios más interesantes que se obtienen de la rotación es cómo se amansan los animales.
 
Muchos sistemas de pastoreo usan solamente un potrero, en lo que se conoce como pastoreo continuo. En este tipo de pastoreo, los animales tienen acceso a todo forraje todo el tiempo durante toda la temporada de pastoreo. Suele entonces ocurrir que el ganado adopta la tendencia a pastorear especialmente ciertas zonas, dejando otras prácticamente intactas, lo que hace que el consumo de forraje sea muy desparejo.
 
Con el pastoreo rotativo, en su forma más simple, que involucra la división por la mitad de un potrero en pastoreo continuo para formar dos zonas de pastoreo, el ganado puede ser rotado de uno a otro potrero según se crea conveniente.
 
Entre las ventajas que el sistema rotativo tiene sobre el continuo tenemos:
 
- Generalmente, la producción total de forraje aumenta con el sistema rotativo, lo que resulta en mayor densidad de población o mayor producción de heno por hectárea.
 
- Se puede cosechar heno en un potrero mientras se pastorea el otro.
 
- Los campos son pastoreados más uniformemente y no se ven las zonas sobrepastoreadas rodeadas de zonas de pastos intactos (como se ve con el pastoreo continuo).
 
- La tasa de engorde de los animales de cría es generalmente más alta si se usan pastos perennes pastoreados rotativamente.
Como ocurre con la mayoría de los sistemas de manejo, también el sistema rotativo tiene desventajas:
 
- Con este sistema se necesita mayor cantidad de lotes.
 
- Un nivel de manejo más elevado (chequeos más frecuentes de animales y pastos).
 
- Más fuentes de suministro de agua (un bebedero por corral) y más provisión de sombra.
 
Los sistemas rotativos se han popularizado últimamente debido a la mayor disponibilidad, calidad, y economía de los alambres eléctricos. Los nuevos modelos de cargadores eléctricos pueden electrizar más de 50 kilómetros de alambre, y la unidad misma puede funcionar conectada a la red doméstica o a baterías de panel solar. Son fáciles de usar y es por ello que se están usando ampliamente para controlar el pastoreo, resultando en un aumento del rendimiento de los animales y en la utilización de los forrajes.
 
Para utilizar el pastoreo rotativo la administración debe asumir el compromiso y el deseo de que el sistema funcione. Si se trata de la producción de cría - recría es recomendable contar con 3 ó 4 potreros para la rotación, usando el cuarto potrero para el pastoreo de los terneros.
 
¿Cuántos potreros se necesitan para el sistema de pastoreo rotativo?
 
En el pastoreo rotativo se necesita un mínimo de 2 potreros y el máximo puede llegar a 60 para un solo rodeo. En algunos estudios se ha demostrado que no tiene mucha ventaja usar más de 6 potreros en lo que se refiere a mejorar el rendimiento de los animales. Para un sistema cría - recría la rotación de 3 ó 4 potreros funciona excelente.
 
Muchos sistemas de pastoreo están basados en un ciclo de 30 días. Usando 60 potreros, el productor puede rotar los pastos dos veces al día, hay algunos sistemas donde ésto se hace. En general, la mayoría de los sistemas manejados más intensivamente se basan en 15 potreros, con un ciclo de 2 días de pastoreo en cada uno de ellos. Resulta entonces que cada potrero se utiliza 2 días y tiene 28 días de descanso.
 
El pastoreo rotativo es efectivo porque da a las plantas tiempo para descansar, y suministra a los animales grandes cantidades de forraje de buena calidad. En varios estudios se ha mostrado que los potreros de gramíneas permanentes llegan al máximo de su rendimiento NDT (nutrientes digestibles totales) alrededor de los 28 días de recuperación. En el ciclo del desarrollo de una planta, la calidad total es mayor el primer día de recuperación. La planta está tierna, fresca y su contenido NDT es muy alto, pero todavía hay muy poco forraje presente cuando la planta no tiene más que un día.
 
En la primera parte del ciclo de crecimiento existe una cantidad reducida de forraje, pero es de muy buena calidad. Alrededor de los 28 días de crecimiento, aparece un cambio sutil desde alta calidad y bajo rendimiento a baja calidad y alto rendimiento. No es un punto exacto que, además, está muy influenciado por las condiciones climáticas, pero es alrededor de los 28 días cuando la planta está en su punto máximo de rendimiento y calidad. Cuando sobrepasa ese estadio empieza a declinar la calidad y comenzará a frenarse la tasa de crecimiento.
 
Todo el pastoreo rotativo se basa en que el productor está tratando de maximizar el NDT de sus pastos valiéndose de la rotación del pastoreo de su ganado. El rendimiento del ganado mejora por la mayor calidad del forraje de que dispone.
 
El número de potreros usados en las rotaciones depende del plan de manejo que establezca cada productor. Cierto es que se maximiza la productividad de pastos y animales usando un sistema con 60 potreros, en el que el ganado es rotado dos veces al día, pero para adoptar esa decisión hay que tener en cuenta muchos factores de manejo. Una rotación dos veces al día significa que alguien tiene que crear esa enorme cantidad de pequeños potreros, suministrar agua a todos, o por lo menos a la mitad de ellos (¿agua una vez al día?) y alguien tiene que andar trasladando al ganado, dos veces al día, todos los días.
 
Quienes practican la rotación de los potreros discuten a veces sus implicaciones "sociales". Si uno está dedicado a un sistema de pastoreo que requiere rotar a las vacas dos veces al día, una vez al día, o incluso, cada dos días, ello tiene implicaciones sociales. Si alguien tiene que tomarse una o dos semanas de vacaciones, o tiene que visitar a su abuela durante la semana de Navidad, todavía hay que seguir rotando el ganado. O se suspende el viaje o se contrata a un sustituto para que venga a hacer el trabajo. Rotar el ganado suele ser muy fácil, pero se necesita tiempo y hay que hacerlo en el momento oportuno.
 
En muchas de las situaciones prácticas, para los productores dedicados a la producción de cría - recría es recomendable la rotación usando 3 ó 4 potreros. Además, no se deben rotar los lotes basándose estrictamente en el número de días que se ha usado cada potrero sino en las condiciones en que se encuentra el forraje. Si se tienen tres potreros en rotación, ésta se hará cada 10 días. Pero, durante las épocas de rápido crecimiento del forraje (buena lluvia y temperatura), se puede cerrar uno para la producción de heno mientras que los otros dos se están rotando.
 
Por el contrario, durante el período seco probablemente se tengan que rotar cada 5 días. El manejo debe hacerse, no basado en el calendario, sino a ojo, y en las necesidades de los animales. Espere hasta que por lo menos se puedan ver las pezuñas de los animales antes de rotar los potreros.
 
Uno de los beneficios más interesantes que se obtienen de la rotación es cómo se amansan los animales. Las vacas lecheras relativamente no son mansas; lo que pasa es que se acostumbran a tener gente a su alrededor mientras están en los galpones y se amansan. Los animales para carne se amansan también, asombrosamente, cuando se encuentran cotidianamente con el contacto humano. Un grupo de vaquillonas medio salvajes se calmará rápidamente con el pastoreo rotativo y el contacto humano. La primera vez que el productor entra a pie en un potrero para cambiar los animales de un pasto casi consumido al pasto vigoroso del potrero vecino, puede ser que le cueste algún trabajo convencer a los animales para que obedezcan. A las pocas semanas, estos animales lo estarán esperando en la tranquera para que los cambien, y entrarán tranquilamente en el nuevo corral sin asustarse de la persona que los espera en la tranquera.
 
Fuentes: CienciaRural.com / Universidad de Missisipi, EE.UU.