La ganadería ecológica es más rentable y genera empleo

15 de Noviembre 2016
compartir
Un estudio constata que la explotación ganadera ecológica obtiene mejores resultados económicos y causa menos impacto en el medio ambiente.
 
La explotación ganadera convencional rechaza la ecológica con el pretexto que es más cara de mantener y menos rentable. Pero, los ganaderos que rechazan la opción ecológica podrían estar muy equivocados.
 
Un estudio realizado por el Centro de Investigación y Formación Agraria (CIFA) de Cantabria afirma que la ganadería ecológica obtiene mejores resultados que las explotaciones ganaderas convencionales, ya que generan más empleo, se ingresa más dinero y causan menos impacto en el medio ambiente. (Lea: Ganadería ecológica podría alimentar al mundo sin dañar el ecosistema)
 
Para elaborar el estudio se ha realizado una encuesta en 22 granjas de producción ecológica, diez convencionales, cinco de pastoreo y cinco intensivas de la Cornisa Cantábrica, desde Lugo al País Vasco.
 
Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la ganadería ecológica consiste en un compendio de técnicas ganaderas que excluye el uso de productos químicos con el objetivo de preservar el medio ambiente y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.
 
Con esta definición sabemos a grandes rasgos que es este sistema de explotación ganadera pero seguramente muchas personas se preguntan que prácticas o técnicas ganaderas se tiene que respetar.
 
Se tiene que empezar por elegir animales que sean de razas autóctonas, ya sea en programa de cría en pureza o cruzamientos. Elegir bien el origen del animal es importante puesto que son más resistente y se adaptan mejor a las condiciones climáticas, irregularidades del terreno, y mejor alimentación de los recursos vegetales de la tierra.  (Lea: Se puede tener alta producción de ganado con alimento a bajo costo)
 
Es importante mantener un equilibrio entre ganadería-naturaleza para evitar el deterioro del suelo y la vegetación provocados por el sobre pastoreo. Esto se consigue adaptando la carga ganadera de manera que no se sobrepase la cantidad de estiércol que un suelo puede soportar para evitar problemas de contaminación por nitratos.
 
Un 60% de la alimentación del animal debe estar sustentada en el pastoreo ya que, además, el ganado beneficia al suelo con el aporte de estiércol. El propósito principal de la alimentación será asegurar una producción de calidad, cubriendo todas las necesidades nutritivas de los animales, pero sin perseguir el máximo rendimiento del ganado.
 
Si se necesita una alimentación extra se debe llegar a acuerdos estables con agricultores para el suministro de alimentos, antes que recurrir a comprar piensos comerciales.
 
Para ahorrar dinero, si es posible, es preferible cultivar los alimentos en la propia finca. También existen en el mercado piensos con certificación ecológica.
Más vale prevenir que curar, esta es la técnica par mantener la salud y el bienestar del animal.  (Blog: Valor económico y ecológico de las cercas vivas en fincas ganaderas)
 
Es importante desarrollando medidas para que los animales estén sanos y dispongan de espacios óptimos a sus necesidades fisiológicas. La sanidad debe estar basada en la prevención y en el buen manejo de los recursos disponibles.
 
Encuentre el texto original en este enlace.