Crónica de un atropello

Por: 
José Félix Lafaurie
08 de Enero 2016
compartir
La empresa Friogán es dueña de 5 frigoríficos con participación del Fondo Nacional del Ganado (FNG) administrado por FEDEGÁN hasta el 31 de diciembre de 2015, y también es parte de una política pública promovida por el Ministerio de Agricultura para modernizar el sacrificio, formalizar la cadena cárnica -un negocio de más de 14 billones- y cumplir con estándares internacionales derivados de los TLC, para lo cual el Gobierno expidió el Decreto 1500 de 2007, con plazos hasta 2010, que no resistieron la presión de la informalidad -74 %- y fueron prorrogados.
La empresa Friogán es dueña de 5 frigoríficos con participación del Fondo Nacional del Ganado (FNG) administrado por FEDEGÁN hasta el 31 de diciembre de 2015, y también es parte de una política pública promovida por el Ministerio de Agricultura para modernizar el sacrificio, formalizar la cadena cárnica -un negocio de más de 14 billones- y cumplir con estándares internacionales derivados de los TLC, para lo cual el Gobierno expidió el Decreto 1500 de 2007, con plazos hasta 2010, que no resistieron la presión de la informalidad -74 %- y fueron prorrogados. 
 
El ministro Restrepo, que autorizó prórroga hasta 2016, afirmó que se trataba de un “plazo prudencial”, prudencia que completa una década y le permite a la informalidad lucrarse a costa de los consumidores. Para cumplir el 1500, Friogán se endeudó con respaldo del FNG y se orientó con éxito al mercado venezolano, hasta la ruptura de relaciones, el aplazamiento del decreto y el inicio de las dificultades. 
 
Sin embargo, ninguna decisión de inversión o de aval a Friogán fue tomada por FEDEGÁN, como se afirma mentirosamente, sino por la Junta Directiva del FNG, creada por Ley con presidencia exclusiva y capacidad de veto del MinAgricultura. 
 
Con el apoyo del ministro Iragorri, en 2015 se aprobó la admisión de Friogán y el FNG al régimen de insolvencia de la Ley 1116 de 2006. La inclusión del Fondo, sin embargo, no se dio por riesgo de quiebra -otra mentira-, sino para proteger los recursos parafiscales de la repetición de los acreedores contra el FNG. 
 
Las mentiras hablan de malos manejos de FEDEGÁN, desconociendo que la Federación es administrador de las decisiones de la Junta presidida por el ministro y que, además, tal gestión ha obtenido excelentes calificaciones de la Contraloría durante la última década. Sin indagar siquiera, el prestigioso “Julito” afirmó en su programa que FEDEGÁN “hace lo que se le da la gana”. 
 
¿Qué hay detrás? Una campaña de desprestigio para quitarle a FEDEGÁN el contrato de administración del FNG después de 22 años de resultados, emprendida por el exministro con la bendición del Gobierno.
 
22 de diciembre. El ministro afirma públicamente que FEDEGÁN es el gremio ganadero más representativo, pero que el contrato no se renueva, sino que habrá uno nuevo. En reunión formal de la que me pidió confidencialidad -compromiso que considero roto- me habló del sanduche en que estaba por las presiones del contralor y del propio presidente para quitarle el contrato a FEDEGÁN, a pesar de no tener argumento legal ni técnico para ello. 
 
29 de diciembre. El Gobierno expide el Decreto 2537, a la medida contra FEDEGÁN, al incluir la admisión a Ley 1116 como causal para que el Ministerio asuma la administración de un Fondo. Resulta extraño que el ministro que decide proteger al FNG con la Ley 1116, y lo anuncia como opción salvadora, firme el decreto que incluye esa causal para quitarle el Fondo a FEDEGÁN. 
 
El ministro Iragorri tendrá que contarle al país cuál fue la "Razón de Estado" que lo hizo cambiar de opinión.