La Sevillana, carne de todo tipo sin estándares de calidad

Por: 
CONtexto Ganadero
11 de Febrero 2013
0
compartir
La Sevillana, carne de todo tipo sin estándares de calidad
Imágenes como estás son el común denominador a lo largo de las 3 cuadras de La Sevillana. Foto: CONtexto.
El sacrificio de carne es una tarea que exige los más altos controles sanitarios para que el producto no pierda sus condiciones de inocuidad durante su traslado. Desde que la res es sacrificada, pieza a pieza debe ser tratada con el mayor cuidado posible para que cuando vaya a ser consumida, no se encuentre contaminada, por todo esto preservar las condiciones de higiene en todo momento no es algo opcional, sino totalmente obligatorio. (En Valledupar se vende carne sin medidas higiénicas)

En este sector del sur de Bogotá, conocido como la Sevillana, el olor es nauseabundo desde 3 cuadras antes de llegar a este “mercado persa” de carne y se agudiza una vez se llega allí. En improvisadas casetas, los vendedores ofrecen todo tipo de carne, esa 'que el cliente esté buscando' y que ellos le pueden ofrecer.
 
“¿Qué está buscando? ¿Carne para sudar, asar, fritar? ¡Le tengo la carne para el asado!”, son solo algunas de las frases en el repertorio con  las que son recibidos todos los compradores, inocentes en su gran mayoría, quienes no se preocupan por saber de dónde proviene la carne, si realmente es de res o por el tratamiento previo que se le ha dado a cada corte.
 
El número de casetas aumenta a medida que se camina por el lugar, no así el producto de calidad que se encuentra allí expuesto. Brillan por su ausencia la limpieza, la higiene y las autoridades.
 
El menú es amplio para el consumidor que se acerca en su mayoría buscando economía, sacrificando la calidad: res, pollo y cerdo, todos al aire libre, vísceras por doquier, desechos en el suelo, mascotas merodeando, líquidos derramándose de la carne e incluso canastas en el piso repletas de carne. (Policía desmantela planta de sacrificio ilegal en Montelíbano)
 
Un carretillero del frigorífico 'Guadalupe', quien prefirió no decir su nombre a CONtexto ganadero por seguridad, aseguró que "la carne que se consigue acá en Guadalupe es buena, mantiene refrigerada, se preocupan por ofrecer un buen producto, mientras que los vecinos están pendientes de que no lleguen 'los Jenys' (la policía), porque se les lleva todo”, asegura el encargado de trasladar lo que se compre desde los negocios hasta los vehículos.
 
La Policía y la gente del INVIMA hacen visitas sorpresa y frecuentes a estos locales, toman fotografías y constantemente cierran los locales que consideran un peligro para la gente que decida comprar allí algún tipo de producto.
 
"Cuando la policía hace las populares 'batidas' hay muchos que se alcanzan a salvar, meten todo en volquetas, sin importar que se haya transportado antes ahí, para después volverlo a bajar y seguir vendiendo hasta las 2 o 3 de la tarde que es cuando el flujo de compradores disminuye, así como el de la carne", remata el carretillero.
 
El contrabando, principal enemigo de la inocuidad
 
El ganado del que proviene el producto, en la gran mayoría proviene de contrabando, razón por la cual permite que sea vendido a un precio menor. En su momento, José Félix Lafaurie, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, aseguró que desde la frontera había un carrusel que permitía el ingreso de ganado desde el vecino país, el cual se conseguía a bajos costos y era vendido con facilidad en cualquier parte de Colombia. (Fedegán denuncia ‘carrusel’ comercial en frontera colombovenezolana)
 
Según el Dane, en el tercer trimestre de 2012, se sacrificaron 1 millón 033 mil 601 cabezas de ganado vacuno, esto significó un aumento de 2,8% en sacrificio, en comparación con igual periodo del año 2011.
 
Sin embargo, según explicó el médico veterinario, Martín Vásquez, “medir el sacrificio ilegal es casi imposible, porque nadie sabe cuántas reses son las que se comercializan y evitan pagar la cuota de fomento ganadero, que es obligatoria en el país”. (Cuota de Fomento Ganadero y Lechero quedó en $14.738 para 2013)
 
Combatir el contrabando y el sacrificio ilegal es una tarea que está en manos de las autoridades competentes, quienes deben ser quien garanticen que Colombia conserve su estatus de país libre de aftosa con vacunación. Además se debe procurar mejorar las condiciones sanitarias, esas que son tan importantes y que hoy en día con los Tratados de Libre Comercio, se convierten en referentes obligados si se pretende accder a los mercados internacionales.