Hay que regionalizar y sectorizar el crédito señala presidente de Conalgodón

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Septiembre 2017
compartir
crédito,noacceso,10%deacceso,sectorizr,regionalizarcredito,afinarproveeduria,CONtextoganadero
“Es indispensable afinar los instrumentos de garantía que se tienen”, Cesar Pardo Villalba. Foto: elespectador.com
Cesar Pardo Villalba, propone soluciones para que los pequeños productores tengan acceso al crédito. Señala que los bancos deben tener capacidad de recabar información y conocer el momento en el que requieren los recursos para que ellos mismos los ofrezcan.
 
El principal problema que tienen los pequeños productores es el acceso al crédito y de ahí que todos los instrumentos y políticas deban encaminarse para solucionar ese problema y proveerles los recursos que demanden. 
 
Es la opinión de Cesar Pardo Villalba, ex presidente del Banco Agrario y de Finagro y actualmente presidente de Conalgodón.
 
“El censo agropecuario mostró que solo el 11% de los productores piden crédito porque los otros no se acercan a los bancos”, señaló.
 
Para Pardo existe un problema más grave y es que el crédito productivo, que es el que financia a los cultivadores está en el orden del 10 % del área sembrada, eso quiere decir, que el 90 % de dicha área se financia con otro tipo de instrumentos.
 
Se refiere a que los productores se proveen de recursos  con los almacenes de agroquímicos y también con los prestamistas que existen en los municipios y con los compradores de la cosecha.
 
“Es financiamiento a que tienen acceso, el inctitucional, les sale tres o cuatro veces más caro. Pero las altas tasas es un problema del conjunto del sistema crediticio”, sostuvo Pardo. (Lea: Tasas de interés de fomento son del 15,5 % anual mientras que en EE.UU. y UE son del 1 %)
 
Regionalizar y sectorizar
 
Pardo afirma que la falta de acceso al crédito se puede resolver regionalizando la oferta y sectorizandola.
 
En Colombia sucede que las instituciones ofrecen crédito en general. “Los bancos y fundamentalmente el Banco Agrario, -yo fui presidente de dicho banco y estaba implementando un programa y un proceso para eso- tienen que regionalizarse y sectorizarse”, recomendó.
 
Si en el departamento de Nariño se siembran 20 mil hectáreas de papa, los bancos deben estar en capacidad de saber que dichos productores solamente están financiando 2.000 hectáreas y a la vez, de conocer qué pasa con las 18 mil hectáreas restantes que no acuden a crédito. (Lea: Promover más agentes de crédito en el campo: José Antonio Ocampo)
 
“Conocer quiénes son los productores e igualmente cómo se financian y asimismo, tener una política de oferta de recursos. Una vez tenga la información ir a esos productores y ofrecerle un crédito en buenas condiciones”, agregó.
 
Afinar instrumentos de garantías
 
Hay otros instrumentos, como  Fondo Agropecuario de Garantías, que se han puesto en práctica desde cuando Pardo estuvo en la presidencia de Finagro.
 
Dicho instrumento le da posibilidades a la gente que no tiene un título de propiedad, o no es poseedor de tierra o no tiene garantías, de tener una garantía.
 
“Me parece que eso hay que complementarlo con un política regional basada en los Fondos Regionales Complementarios de Garantías, para que el agricultor pueda tener el ciento por ciento de la garantía”, señaló.
 
“Si una persona tiene el 100 % de la garantía no obtiene el crédito y si le dan el 80 % le da lo mismo no tener nada. Porque si no tiene el ciento por ciento no tiene acceso al crédito”, replicó.
 
Es decir, puntualizó Pardo, es indispensable afinar esos instrumentos de garantía que se tienen. “No obstante el instrumento que maneja Finagro, el Fondo Agropecuario de Garantías, ha sido muy útil para que muchos pequeños y medianos productores puedan acceder al crédito”.
 
Proveeduría de recursos
 
En todos los países de América Latina ese esquema de crédito de fomento es similar. (Lea: Se acabó la plata para el campo)
 
“En Colombia somos más avanzados desde el punto de vista de crédito con un instrumento fundamental que es la inversión obligatoria. Con la Ley 16 de 1990 se creó el Sistema Nacional de Crédito y además una proveeduría de recursos permanente a través de la inversión obligatoria que tienen que hacer los bancos sobre la base de sus exigibilidades o sea hay recursos”, indicó.
 
Aún así, Finagro debe explorar otro tipo de fuentes de financiación porque llega un momento en que la propia inversión obligatoria puede agotarse como sistema de proveeduría de recursos para ese crédito agropecuario, concluyó el presidente de Conalgodón.