Aspectos de la nutrición que inciden en la reproducción bovina

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Diciembre 2017
compartir
Nutrición y reproducción bovina, nutrición y reproducción Alimentación en vacas 30 días antes y 90 días después de parir, Adecuada alimentación para mejorar reproducción, oferta forrajera para vacas reproductivas, ganado de cría, Contexto ganadero, Ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
El ganadero debe balancear el suministro de nutrientes para no afectar parámetros reproductivos. Foto: Perulactea - apuntesproduccionpecuaria.blogspot.com
Es bien sabido que la alimentación del ganado es un factor esencial para su desempeño, tanto productivo como reproductivo, por lo cual el productor debe prestar atención a lograr un equilibrio que no ponga a un factor por encima del otro.
 
Por ejemplo, cuando un ganadero incrementa el suministro de proteína en sus vacas para mejorar la producción de leche, podría ocasionar problemas en la capacidad reproductiva de las mismas. (Lea: Una alimentación adecuada antes y después del parto mejora reproducción)
 
En un artículo elaborado por los veterinarios españoles Andrés Martínez y Juan Sánchez en la revista Mundo Ganadero, hicieron un recuento de cuáles son los factores de la nutrición que inciden positivamente o negativamente en la reproducción.
 
Los expertos señalan que, dejando de lado problemas propios del organismo del animal o ambientales (patologías, detección de celos), los nutrientes que afectan la capacidad reproductiva son: energía, grasa, proteína, vitaminas y minerales.
 
La energía es el nutriente más limitado en la lactación, debido a la demanda de esta durante la preñez y el posparto. La madre se encuentra en un estado de balance energético negativo que debe compensarse. (Lea: La ecuación de la ganadería: nutrición, manejo, sanidad y genética)
 
Para reducir los problemas reproductivos asociados a la deficiencia de energía, se debe maximizar la ingesta de materia seca, cuidando la alimentación de las vacas durante el periodo de secado y ofreciendo raciones de alta calidad a aquellas que están recién paridas.
 
En cuanto a la grasa, se han comprobado efectos contradictorios en su suministro, pues se pueden presentar aumento o disminución de la tasa de concepción o la intensidad del celo. Según los expertos, las grasas afectan la reproducción en los estadios iniciales de la gestación por estimulación del cuerpo lúteo y aumento de viabilidad embrionaria.  
 
En tercer lugar, se ha demostrado que las raciones ricas en proteína con el fin de estimular la producción lechera, se correlacionan negativamente con los indicadores reproductivos. (Blog: Nutrición y reproducción en ganado de leche en sistema de pastoreo)
 
“El exceso de proteína afecta negativamente la función reproductiva bien empeorando el balance energético, bien afectando la supervivencia del embrión directa o indirectamente”, dice el artículo.
 
Por el contrario, el suministro de vitaminas y minerales mejora estos parámetros, como la vitamina A y betacaroteno, la E y el selenio, y minerales como el manganeso, zinc, cobre y yodo, debido a su efecto antioxidante.