¿Cómo mejorar la rentabilidad de una ganadería?

Por: 
CONtexto ganadero
13 de Septiembre 2017
compartir
ensayoyerror,metasyresultados,costos,planeación,ingresos,fernandomorales,CONtextoganadero
“Incrementar la productividad –más litros de leche por hectárea, más kilos de carne por hectárea–”, Fernando Morales. Foto: CONtexto Ganadero.
Aplicar la metodología de metas y resultados. Existen tres caminos: aumentar el número de animales productivos, incrementar la producción por vaca o la producción de carne y tener un nicho de mercado de alta genética.
 
“El modelo preferido a seguir de muchas empresas ganaderas se basa en el ensayo y en el error. Esta situación debe cambiar, los empresarios ganaderos deben basarse en una metodología de metas y resultados”.
 
Así lo consideró Fernando Morales Vallecilla zootecnista especializado en administración de empresas y profesor de la Universidad Nacional de Palmira.
 
Según él, el ganadero debe  preguntarse y reflexionar ¿Qué objetivo quiero en mi finca? ¿Cuánta área tengo? ¿Qué capacidad productiva tengo? ¿Qué indicadores tengo y hacia dónde voy? ¿Si soy capaz o no de cumplir?
 
Tener planeación
 
“Los conceptos de eficacia, eficiencia y efectividad, no son más que entender que hay que tener una planeación clara y tener certeza de hacia dónde se va. Lo segundo, es saber cómo lo voy a hacer dado el contexto donde cada ganadero se desenvuelve. Es tener una organización de los procesos internos de la finca”, agregó. (Lea: La planeación es esencial para usar correctamente los forrajes)
 
Para Morales la efectividad, es eficacia más eficiencia relacionada con la ejecución y control, un negocio en los primeros cinco años es aprendizaje tecnológico, luego administración y control, por último es la parte financiera.
 
Considera que es importante entender en dónde está el capital invertido. Para muchos está en la tierra ya sea porque la compraron o la heredaron, la tierra es el recurso más valioso, por lo que se debe trabajar adecuadamente y sacar una mayor rentabilidad sobre la inversión.
 
Luego, el problema para los ganaderos son los costos fijos al producir un litro de leche o de carne. No tienen claro cuáles son realmente sus costos fijos, por lo cual, no saben a ciencia cierta cuál debe ser la productividad, los ingresos y la utilidad suficiente para cubrir dichos  costos y obtener buen margen de rentabilidad. (Lea: ¿Por qué los precios de la leche no suben al mismo ritmo que los demás productos?)
 
3 caminos
 
De acuerdo con Morales existen tres caminos para aumentar los ingresos: el primero es aumentar el número de animales productivos, el segundo, incrementar la producción por vaca o la producción de carne  y el tercero, tener un nicho de mercado de alta genética.
 
“Este último no todos lo podemos hacer, no se cuenta con las capacidades o la infraestructura para realizarlos, a pesar que hoy en día la inseminación artificial ha permitido hacer unos grandes desarrollos. La lechería lo ha entendido y lo ha empezado a entender la carne”, aseguró.
 
El mundo sigue el debate de si se trabaja con sistemas intensivos o si se compra comida o se trabaja con pasturas. “La decisión depende de si se tiene tierra o no”, señaló. (Lea: Un ejemplo de buenas prácticas de ganadería intensiva especializada en lechería)
 
Enfatizó que no obstante el mejor negocio del mundo es tener buenas pasturas, es muy barato, sin embargo, los ganaderos colombianos desafían las leyes de la termodinámica al no suministrar al ganado la energía que requieren para todo su potencial genético.
 
Entonces ¿Cuál es el negocio? ¿Un sistema de pastoril, un sistema intensivo? La respuesta depende de la zona del país, del paradigma que enfrente cada finca.
 

“En síntesis las dos formas de mejorar la rentabilidad es incrementar la productividad, más litros de leche por hectárea, más kilos de carne por hectárea, o disminuir los costos logísticos. El productor debe  recordar que parte del negocio es rotar el capital muy rápidamente”, puntualizó Morales.