El Hatico, una historia exitosa de producción agropecuaria sostenible

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Junio 2015
compartir
El Hatico Colombia
Son 65 años de trabajo en favor del medio ambiente y la promoción de los ecosistemas amigables. Foto: programaharton.org.
La reserva ubicada en el municipio de El Cerrito, Valle del Cauca, recibió el Premio Nacional de Ecología Planeta Azul en la categoría pyme, debido a los esfuerzos de la familia Molina Durán para la conservación de 40 hectáreas de bosques nativos durante varias generaciones. 
 
Desde 1984, el Banco de Occidente viene apoyando de una u otra forma acciones encaminadas a la concienciación de los colombianos sobre la necesidad de preservar y defender los recursos naturales. Por esta razón, en 1993 la entidad lanzó el Premio Nacional de Ecología Planeta Azul, el cual surgió en un principio en favor del cuidado del agua, pero ahora distingue aquellas empresas y organizaciones que protegen el medio ambiente en general. (Lea: Premio Nacional de la Ganadería 2013, un reconocimiento a la excelencia)
 
La más reciente entrega de tal distinción se llevó a cabo el pasado 4 de junio en Barranquilla. En ella, 7 de las 245 iniciativas postuladas fueron premiadas por la entidad financiera. Una de ellas, sigue demostrando que la producción agropecuaria sostenible vale la pena: la Reserva Natural El Hatico, empresa ubicada en el municipio de El Cerrito, Valle del Cauca.
 
El motivo para que El Hatico recibiera el premio en la categoría pyme es el trabajo que desde 1942 y hasta la actualidad, viene adelantando la familia Molina Durán en la conservación de los bosques nativos. Esa protección hace parte del inagotable trabajo al que le está apostando la familia desde hace años y con el que pasaron de tener 575 hectáreas en 1950 a 285 hectáreas en 2012. (Lea: Fedegán premia la excelencia ganadera y la investigación en producción de carne y leche)
 
A lo anterior se le debe sumar el significativo aumento del hato bovino, ovino, y bufalino. De igual manera, en 62 años, el personal que trabaja en el predio pasó de 15 empleados a 40.
 
Otro aspecto destacable son las múltiples investigaciones que se han adelantado con el pasar del tiempo en la reserva. Entidades como la Fundación Cipav, Hacienda Lucerna Ltda, Asociollo, Cenicaña; Universidades como la de Caldas, Nacional (Bogotá y Palmira), de Antioquia, del Valle, La Salle, Nariño, Tecnológica de Pereira y Javeriana (Bogotá y Cali) han hechos trabajos en el predio. (Lea: FNG y Fedegán han entregado 4 Premios de la ganadería)
 
Sistemas agroforestales como árboles dispersos en potreros, cercas vivas, bancos mixtos de forraje, pastoreo en cultivos forestales, sistemas silvopastoriles intensivos y con maderables, han sido implantados en el predio. Eso ha generado un aumento de la biodiversidad. El Hatico tiene riqueza de aves, hormigas, arañas, mariposas, escarabajos, lombrices, moscas y sapos.
 
Esa cantidad de biodiversidad asociada a los sistemas silvopastoriles, genera un sinnúmero de beneficios económicos. Entre ellos el control biológico de las moscas, reciclaje de los nutrientes, aireación del suelo, fertilización orgánica, control de parásitos internos y dispersión de las semillas. (Lea: Premios Aurelio Llano Posada exaltan el desarrollo rural del país)
 
El Premio Nacional de Ecología Planeta Azul se suma a otras distinciones como la Medalla Miguel Santamaría Dávila, de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, entregada en septiembre 2007; y el Premio Nacional de la Ganadería José Raimundo Sojo Zambrano, en la modalidad Excelencia Ganadera en Empresas Sostenibles, condecoración que entregó Fedegán en septiembre de 2011. Mientras que la Asociación de Técnicos Azucareros de Latinoamérica y el Caribe, ATALAC, le entregó un reconocimiento “Por el trabajo en la agroindustria de la caña de azúcar en Colombia” en el Octavo congreso de entidad que se llevó a cabo en Cali en septiembre 2012.