Las razas criollas, alternativa eficiente ante el cambio climático

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Junio 2015
compartir
razas criollas en Colombia
8 razas bovinas criollas se hallan en Colombia. Foto: generalidadesdelaganaderiabovina.blogspot.com.
Las razas bovinas criollas son una opción viable para hacer más eficiente la producción de carne y leche ante el calentamiento global.
 
Cada país cuenta con razas propias que se acoplan a escenarios de condiciones diversas, y en muchos casos extremas, como sequías, lluvias prolongadas y humedad. Este tipo de ejemplares se adaptan a ellas sin que su capacidad de producción y reproducción sufra consecuencias que pongan en riesgo la sustentabilidad del negocio. (Lea: Vacas lecheras de 7 razas comparten un mismo escenario)
 
En la actualidad, se reportan emergencias por sequía en la región Caribe y aguaceros en otras zonas de Colombia. Ante eso, el ganado bovino padece por la ausencia de forrajes y agua o por el enlodamiento de las pasturas. En esas circunstancias, los bovinos pierden peso y con ello cae la producción y capacidad de preñez.
 
El Blanco Orejinegro, Hartón del Valle, Chino Santandereano, Costeño con Cuernos, Casanareño, Romosinuano, Caqueteño y Sanmartinero; las 8 razas criollas, más la Velásquez y Lucerna, las colombianas, están a lo largo y ancho del país, y cuentan con una capacidad superior de adaptabilidad al trópico nacional, lo que las convierte en las más promisorias para suplir algunos requirimientos alimenticios. 
 
De acuerdo con José Antonio Velásquez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Ganado Criollo Colombiano, Asocriollo, estas razas son “la alternativa para hacer más eficiente la producción de carne y leche en el mundo”, especialmente teniendo en cuenta el calentamiento global que reducirá la generación de alimentos para el consumo humano.
 
En ese orden de ideas, anotó que como puntos a favor, las razas criollas tienen más glándulas sudoríparas repartidas en el cuerpo y en más cantidad respecto de otros bovinos. Los embriones de estos ejemplares son termotolerantes y cada raza tiene la capacidad de consumir forrajes “toscos y convertirlos en carne y leche de calidad. Además, sobreviven en zonas en las cuales ninguna otra sería capaz de hacerlo”, expresó Velásquez.
 
Marco Cure, ganadero y miembro dela junta directiva de Asocriollo, expuso que las razas criollas poseen un buen desarrollo del vigor híbrido, precocidad y destete con pesos de 200 a 230 kilos. “Son razas por las que tengo pasión por su efectividad en la preñez, adaptabilidad al clima y resistencia a estos veranos duros”, resaltó.
 
Otro punto a favor de las razas criollas es su tolerancia a algunas patologías. El Hartón del Valle, por ejemplo, resiste a la leucosis bovina, según lo demostró un reciente estudio científico. (Lea: Hartón del Valle, raza criolla resistente a la leucosis bovina)
 
Juan Carlos Arcos Dorado, profesional en Ibagué, Tolima, de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, consideró que las razas criollas se deberían aprovechar más en el país por las ventajas comparativas que tienen frente a bovinos importados.
 
Es importante que nuestros ganaderos sigan mirando a las razas criollas y comencemos a trabajar para incentivar su uso”, apuntó Arcos Dorado.