5 daños irreparables que deja la sequía en la ganadería

Por: 
CONtexto Ganadero
05 de Febrero 2016
compartir
daños en la ganadería
El daño irreparable de más peso que deja la sequía en la ganadería es la muerte de los semovientes. Foto: relanpag.blogspot.com ganaderos Cundinamarca / verdadesyrumores.com.
Ganaderos de Colombia aseguraron que los logros alcanzados en los predios tras la ola invernal que se presentó en 2010-2012, se comenzaron a perder en 2015 por la escasez de lluvias, y que solamente habrá reparación permanente cuando el Gobierno formule proyectos en beneficio del sector a largo plazo.
 
Ernesto González Cely, médico veterinario y ganadero en Boyacá, aseguró que en visitas a predios en días pasados se confirmó que algunas reses bajaron su peso y otras murieron, hecho que es común en regiones de Caribe y no en la Sabana de Bogotá, lo que demuestra que algo grave está pasando en el sector en la actualidad, contrario a lo que se vivió en la ola invernal cuando hubo desbordamiento de fuentes hídricas y muchas reses murieron ahogadas.  
 
“En esta ocasión, sobre todo los ganaderos que están en laderas, han tenido pérdidas cuantiosas porque los animales se empiezan a adelgazar y uno empieza a escuchar casos de muerte de animales”, aseguró González Cely. (Lea: Inventario bovino de Colombia aumentó en 200 mil cabezas)
 
Escuche a Ernesto González
 
A esta pérdida irreparable que dejan las épocas de sequía prolongadas, se une la aparición de enfermedades parasitarias y bacterianas por el consumo de aguas de deficiente calidad. De igual forma, el cáncer en la piel, que era algo aislado hace varios años, ahora se ha hecho más frecuente por   la exposición de los semovientes a temperaturas por encima de los 25 grados, especialmente en el trópico alto.
 
“A muchos ganaderos les ha tocado pagar el agua o a quienes tienen pozos y eso aumenta costos. Yo he tenido que dar agua que no es de la mejor calidad al ganado y ese es un daño porque empiezan a aparecer los parásitos. También he sido testigo de casos de cáncer en animales”, confesó el médico veterinario.
 
Robert Narváez, ganadero en Sucre, señaló que la sequía ocasiona daños en el bolsillo de los productores cuando las vacas reciben alimentos de baja calidad, pero igual se están ordeñando.
 
“El ganado se adelgazó porque los pastos están secos. Si no llueve pronto no nacerán pasturas y no tendrán comida”, afirmó el productor de San Marcos, que pasó de tener un hato que producía 75 litros diarios de leche a solo 25.
 
Ernesto González explicó que un daño irreparable sobre los suelos es la pérdida de su fertilidad por ausencia de agua y por el efecto que los rayos ultravioleta ocasionan en ellos a largo plazo. Además, sin suelos, ni forrajes, no habrá comida para el ganado, así que las consecuencias son múltiples, si de economía se quiere hablar. (Lea: ¿Qué se puede hacer si mientras empieza Colombia Siembra?)
 
Gustavo Forero, ganadero en Cundinamarca, afirmó que estudios han demostrado que la recuperación de suelos sometidos a sequías prolongadas demora más de 5 años, por lo que además de las ayudas alimenticias, que deberían llegar siempre en tiempos de verano, desde ya se tendrían que formular proyectos para prevenir las consecuencias de próximos fenómenos de El Niño.
 
Julián Arboleda, ganadero en el departamento de Caldas, dijo que lo primordial para los ganaderos es que desde el Gobierno se ejecuten proyectos pensados en el resurgimiento del sector, como subsidiar iniciativas de construcción de reservorios y pozos para minimizar los impactos negativos que serán “incalculables” en este 2016.
 
Por su parte, Ernesto González expuso que los daños ya están hechos y el sector tardará en salir de ellos, pero existen fórmulas exitosas de protección de suelos, pastos y nacimientos de agua en todo el territorio nacional.