En Santander preocupa cierre de plantas de sacrificio

Por: 
CONtexto ganadero
13 de Marzo 2018
compartir
provincias Comunera y Guanentina, Socorro, Chimá, Contratación, Simacota, palmas, Palmas del Socorro, decreto 1500, decreto 1500 plantas de sacrificio, cumplimiento del decreto 1500, decreto 1500 en santander, plantas de sacrificio que cumplen el decreto 1500, Gobernación de Santander, ganadería Santander, Fedegasán, mercagán, ganadería colombia, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia
En las regiones piden soluciones al cierre de plaantas, ya que preocupa que se dispare el sacrificio clandestino. Foto: CONtexto ganadero.
En municipios de las provincias Comunera y Guanentina, desde hace 5 meses atrás vienen siendo clausurados loa mataderos que atendían a los municipios, por lo que la salida es comprar la carne en Bucaramanga a un precio más alto o faenar directamente en las fincas.
 
Tras la implementación del Decreto 1500 de 2007, muchos departamentos han dejado en evidencia las dificultades que tienen en materia de plantas de beneficio en óptimas condiciones. Incluso hay retrasos y en muchas regiones han apelado a mataderos de autoconsumo para sortear lo establecido por la normatividad. (Lea: Incertidumbre de los carniceros por cuenta del Decreto 1500)
 
Sin embargo, en Santander –especialmente en las provincias Comunera y Guanentina– el cierre de los centros de sacrificio animal afecta seriamente a las poblaciones y conlleva que se dispare el beneficio de animales en las fincas.
 
De acuerdo con Yardley Rodríguez, productora de esa zona, indicó que en municipios como Socorro, Chima, Contratación, Simacota, Palmas y Palmas del Socorro, están viéndose afectados ante la ausencia de mataderos, ya que fueron cerrados y su única alternativa es comprar la carne en Bucaramanga y llevarl hasta las poblaciones.
 
Agregó que esa decisión ha encarecido considerablemente el precio de la carne, pues el valor es similar al de las grandes ciudades. (Lea: Crudo panorama con respecto al Decreto 1500 en Santander)
 
Nosotros vamos a las alcaldías en municipios como Socorro o Simacota, y dicen que los mataderos los acabaron y eso pertenece a las ciudades, en nuestro caso Bucaramanga. La verdad la única solución que nos han dado es sacrificar en la finca y venderle a los vecinos, o pagar la carne que proviene de la ciudad y asumir el costo de transporte, lo que encarece seriamente el precio de la carne”, reveló.
 
Rodríguez dejó ver su malestar tras el cierre del matadero de Simacota que fue clausurado hace hace 5 meses. Esta planta aunque no tenía tecnología de punta, era limpia, estaba totalmente enchapada, aseada y acorde para las necesidades del municipio. Incluso calificó como ‘limpio y con la asepsia’ el servicio que allí se prestaba para el beneficio de ganado.
 
Aclaró que la situación actual si puede convertirse en un problema de salud pública, porque a la gente le toca matar en las fincas o en cualquier parte y vender la carne a un precio justo. (Lea: Estatus de las plantas en el primer año de vigencia del Decreto 1500)
 
La carne ha subido casi $1.800 la libra, por eso nosotros nos quejamos porque no hay forma de cubrir esos incrementos. Una libra de chatas vale $7.500 y hasta $8.000, pero ese mismo corte hace 5 meses atrás valía $6.000”, remató.
 
Rodríguez le pide a las autoridades departamentales evaluar la situación de las plantas y darle una salida viable a la problemática que viene ocurriendo en la zona.