MinAgricultura habría publicado resultados erróneos de II-Ciclo 2016

Por: 
CONtexto ganadero
17 de Marzo 2017
compartir
Temor ciclo vacunación 2017, Preocupación resultados ciclo de vacunación, ciclo de vacunación aftosa colombia, ciclo de vacunación aftosa colombia fedegán, ciclo de vacunación aftosa colombia lafaurie, ciclo de vacunación aftosa colombia noticias, ciclo de vacunación aftosa colombia cifras, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Problemas con el aplicativo para hacer el registro de animales vacunados podrían haber arrojado datos erróneos. Foto: minagricultura.gov.co / laopinion.com.co / ica.gov.co.
Dirigentes gremiales expresaron su temor por la forma como se llevó a cabo el proceso de vacunación contra fiebre aftosa. Al parecer, los problemas presentados en el desarrollo de la actividad habrían llevado a consignar cifras equivocadas. 
 
La inquietud se ha generado por los múltiples inconvenientes ocasionados durante los 2 Ciclos de Vacunación contra fiebre aftosa y brucelosis que se realizaron en 2016. (Lea: Ganaderos siguen con problemas por errores en Ciclo de Vacunación)
 
En la primera ocasión, el Ministerio de Agricultura apartó a la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, como operador del programa y permitió la liquidación del Fondo Nacional del Ganado, FNG, perjudicando a sus funcionarios que lideraban el proceso.
 
En lugar del gremio cúpula de la ganadería, el manejo estuvo a cargo de Fiduagraria, que actualmente administra los recursos parafiscales de la ganadería, creados con el objetivo esencial de asegurar el estatus sanitario del país. La entidad adelantó la tare con los profesionales del FNG, que pocos días antes de iniciar el ciclo se enteraron de la liquidación y tuvieron que trabajar abrumados por la certeza de que al finalilzar serían despedidos de sus cargos.
 
Para el segundo Ciclo, con los profesionales del FNG totalmente apartados del cargo, el proceso siguió adelante nuevamente en manos de Fiduagraria y la Cuenta Nacional de Carne y Leche, CNCL, el nombre que hoy ostenta el fondo parafiscal.
 
En ambas ocasiones, CONtexto ganadero pudo conocer varios inconvenientes causados por la improvisación del MinAgricultura, el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, y Fiduagraria.
 
Sin embargo, hasta el día de hoy este diario se enteró de las graves denuncias expresadas por los productores y que no se atrevían a exponer por miedo a las represalias del MinAgricultura, cuyos funcionarios han amenazado con apartarlos del Ciclo tal cual como hizo con Fedegán.
 
Se trata de los líderes de las Organizaciones Ejecutoras Ganaderas, OEG, que son los comités y asociaciones encargados para el manejo del proceso, y que en 2016 tuvieron que sortear grandes obstáculos para cumplirle al país. (Lea: Preocupan inconvenientes causados en el II Ciclo de Vacunación de 2016)
 
Además de los problemas que hubo en la etapa previa al Ciclo, como la llegada tardía de implementos y la contratación extemporánea de vacunadores, se observaron errores con el aplicativo diseñado para el diligenciamiento de los Registros Únicos de Vacunación, RUV, y la digitación de los datos.
 
Como lo señaló un ganadero, el Ministerio de Agricultura estaba tan empeñado en negarse a utilizar todo lo que estaba relacionado con Fedegán, que incluso se rehusaron a usar el Sistema de Información Técnica, SIT, y optaron por una aplicación que presentó numerosas fallas.
 
Esto obligó a los vacunadores a anotar registros y expedir documentos a mano. Al finalizar el ciclo, las OEG se vieron obligadas a enviar la totalidad de los RUV a Bogotá sin saber por qué debían hacerlo y se les prohibió el acceso para consultar datos o hacer duplicados.
 
En consecuencia, los dirigentes gremiales no tienen certeza del número de animales inoculados o de la cobertura total de predios, por lo cual expresaron serias dudas sobre los resultados presentados por el ICA donde afirman que se superó el 100 % del censo de bovinos vacunados.
 
Un ganadero indicó que en un municipio con un inventario de 28 mil cabezas, se presentó un resultado de 38 mil animales vacunados. Otro indicó que era desafortunado que el ICA no tuviera cifras detalladas de cada proyecto o al menos por departamento.
 
Para los productores en general, los resultados presentados por el Ministerio de Agricultura y el ICA no tienen el soporte válido para asegurar que se alcanzó una cobertura del 99 %.
 
Hay indiferencia y maltrato de funcionarios del Ministerio
 
El aspecto más aberrante manifestado por la cartera agropecuaria ha sido el ejercicio de desprecio que han manifestado algunos funcionarios, en particular del asesor Yesid Jiménez Vargas.
 
A mí me ha preocupado mucho la actitud con la que el Ministerio de Agricultura, en particular del señor Yesid Jiménez nos trata. Yo estuve en Cali en una invitación que nos hizo Tecnoquímicas y en un auditorio, (Jiménez) nos pegó una insultada. (…) Nosotros estamos prestando un servicio a la Nación y este señor nos trató con displicencia”, observó un dirigente.
 
Asimismo, una líder gremial expresó su malestar por la indiferencia de Fiduagraria frente a las consultas o preguntas que tenían sobre el Ciclo. (Lea: MinAgricultura utilizaría pago de vacuna para perjudicar a contradictores)
 
“No contestan un solo correo de las sugerencias que hacen los gremios. (…) No hubo ni comunicación telefónica ni correos. Para ellos, los ejecutores no existimos. Apenas recibimos órdenes autoritarias y no había forma ni de opinar ni de refutar”, sostuvo.
 
Preocupación por el primer ciclo de 2017
 
No obstante, como observó un dirigente, lo pasado ya ocurrió y lo más preocupante es el futuro, que se augura incierto para la gran mayoría de los comités y asociaciones de productores.
 
Lo que uno ve venir va a ser peor de lo que está ocurriendo. La semana pasada nos llegó un comunicado sobre una convocatoria para que las entidades gremiales o empresas del sector apliquen para operar el primer Ciclo de 2017”, explicó.
 
Este comunicado se ampara en el decreto 092 de 2017 que reglamenta la contratación con entidades sin ánimo de lucro, al hacerse necesaria la regulación del mecanismo de excepción contemplado en el artículo 355 de la Constitución Política.
 
De voces para afuera, el objetivo del Ministerio sería probar la idoneidad de los gremios para asumir la ejecución, pero en realidad la cartera dirigida por Iragorri ha designado a dedo a comités recién creados o sin experiencia.
 
A esto se suma que el ICA y Fiduagraria quieren designar a los coordinadores regionales de los proyectos de vacunación, en contravía con el derecho autónomo de las organizaciones de escoger la persona más adecuada para apropiarse de la tarea. (Lea: Inconvenientes en vacunación de 2016 podrían agravarse este año)
 
“El ICA envió un contrato donde dice que el comité tiene la potestad de escoger los profesionales que se empleen para ejecutar el Ciclo. (…) Recibimos una respuesta donde dicen que por el contrario, el Ministerio y la CNCL tenían todo el derecho de colocar a quien quisieran”, dijo otra dirigente gremial.
 
Otro problema lo comentó un dirigente gremial, que criticó una directriz del MinAgricultura, según la cual los comités de ganaderos debían manejar los desechos de la vacuna, como los frascos donde vienen almacenadas las dosis.
 
Anteriormente, cuando Fedegán y el FNG administraban el ciclo, se llegó a un acuerdo con Vecol y Tecnoquímicas para que estos fueran los encargados de la disposición de los elementos, pues eran los más idóneos para manejar un material tan delicado.
 
"Pretenden que cada organización contrate la destrucción de los residuos. ¿Acaso saben cuánto cuesta eso? Eso vale cualquier cantidad de plata. Son tan estúpidos que no se ponen a pensar que el proceso se puede hacer de forma colectiva, porque el laboratorio enviaba los camiones a recoger los desechos", señaló.
 
Para el productor, no tiene sentido que los gremios contraten un servicio para deshacerse de los frascos en los que vienen las dosis (que pueden llegar a pesar unos cuantos kilos), si Tecnoquímicas y Vecol hacían la tarea para recoger una mayor cantidad de peso pasando por las diferentes poblaciones.
 
Los ganaderos son conscientes de que se vienen días difíciles para el sector. Aun así, más allá de los agravios del ministro Iragorri y sus funcionarios, el temor verdadero es que el estatus sanitario de país libre de fiebre aftosa pueda estar en riesgo y que el trabajo de 20 años, de miles de ganaderos y de miles de millones de pesos se vaya al traste.