El destete, una etapa que define el futuro del hato ganadero

Por: 
Andrés Moncada
17 de Junio 2013
compartir
Destete ganadero
Cuando llega el momento del destete, es importante que el ganadero sepa cómo afrontarlo para no perjudicar a los terneros. Foto: CONtexto Ganadero.
Este procedimiento, que generalmente debe llevarse a cabo cuando el ternero tenga 3 meses, ayudará a optimizar la productividad del hato y permitirá potencializar las cualidades de cada cría.
 
Una de las etapas que más preocupa a los ganaderos en todo el mundo, es el destete de los terneros. La nueva dieta y el posible trauma que puede generar en el animal el cambio de alimentación, mantiene a los productores bovinos atentos a novedosas prácticas y más información para que este periodo no afecte el desarrollo del hato.
 
Pero a medida que la cría va creciendo, gracias a los cuidados que le proporciona el ganadero y el proceso de adaptación al medio ambiente en el que vive, es necesario prepararla para este momento importante. (Un buen manejo de información transforma fincas tradicionales). 
 
La Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, publicó en uno de los -Manuales prácticos del ganadero- que “este momento, que puede ser muy traumático para el ternero, puede pasar de ser un evento incómodo para el animal a ser un cambio habitual y cotidiano, todo depende de la forma en que el ganadero prepare la res para la ocasión”.
 
Cuando se produce el destete, el ternero sufre por el cambio de dieta, pues deja de consumir leche y pasa a comer solamente forrajes, sal mineralizada y, en algunas ocasiones, concentrado bovino.
 
En ganaderías de carne y doble propósito, también se altera su parte afectiva por la preocupación de estar sin la madre. Entonces el animal permanecerá 1 o 2 días mugiendo, caminando por la cerca del hato y casi sin comer. Ante esta situación, es necesario plantear alternativas que disminuyan dichos efectos.
 
Recomendaciones para la dieta
Con el propósito de disminuir el efecto negativo que puede traer consigo el cambio de dieta que se produce en el momento del destete del ternero, es recomendable disminuir poco a poco la cantidad de leche que se ofrece al animal. (Información ganadera, primer paso para modernizar los predios). 
 
En ganado lechero se alimenta artificialmente a los terneros y el destete se realiza cuando el animal tiene 3 o 4 meses; por lo tanto, hay que comenzar a disminuir la cantidad a partir de los 2 meses de edad, hasta que el semoviente llegue a consumir un litro diario de lácteo el día del destete”, agrega el documento del gremio bovino.
 
Asimismo, Fedegán señala que mantener el suministro de pasto de buena calidad, sal mineralizada y concentrado son estrategias importantes para esta época. De igual forma, es necesario darle a los terneros una cantidad adicional de alimento para compensar la leche que dejan de tomar.
 
Para Dardo Chiesa, ingeniero agrónomo y presidente de la Mesa de Ganados y Carnes de la Confederación de Rurales Argentinas, la clave para alcanzar el mayor provecho en la etapa de destete es importante tener claro cómo sera el desarrollo del semoviente y la adaptación metabólica del ternero,  logrando la modificación de la digestión mono-gástrica de un lactante a la fermentación y digestión de un rumiante adulto.
 
Debemos tener en cuenta que el ternero, en ese momento de su vida, pasa de una dieta líquida a una sólida incentivada por el hombre con el tipo de ración que se le suministra”, añadió Chiesa. (Cuidado animal, clave para evitar millonarias pérdidas). 
 
En conclusión, y para atenuar el problema afectivo, lo recomendable es llevar la vaca a potreros distantes, de esta manera se aleja del ternero y se evita que estén mugiendo permanentemente e intentando romper o brincar la cerca, dejando de comer y evitando el trauma que le causaría al ternero el cambio de potrero. 
 
El ganadero tiene que ver el destete como una acción positiva: durante éste, se puede aprovechar para realizar otras labores como vacunar, pesar, herrar, aplicar orejeras o castrar. Es una oportunidad de evaluar los resultados del sistema de cría del hato y también de analizar la capacidad de cada vaca para criar terneros sanos”, concluye Dardo Chiesa.