“Vacas deberían secarse a los 7 meses de preñez”: Heidy Herrera H.

Por: 
Luis Humberto Caballero R.
15 de Mayo 2018
compartir
Periparto en vacas, periodo de secado, periodo de transición, manejo terapéutico, traumas fisiológicos, patologías posparto, secado con antibióticos, cuidados, cuidado de pezuñas, sales de equilibrio mineral, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“Es indispensable el descanso para que la vaca equilibre sus funciones y logre producir picos óptimos”, manifestó Heidy Herrera Hidalgo. Foto: Cortesía.
El manejo de periparto en vacas lecheras es fundamental tanto para la hembra como para el hato en general. En el parto la hembra se va a someter a un estrés metabólico fuerte y es necesario prepararla para que su proceso fisiológico no sea traumático, ni genere problemas y patologías en el mismo.
 
Heidy Herrera Hidalgo, médica veterinaria de la Universidad Nacional de Colombia y actualmente directora científica de SFC -Laboratorios Farmacéuticos de Calidad-, estuvo en un día de campo que realizó la Asociación de Criadores Ayrshire de Colombia en la finca La Milagrosa ubicada en Nemocón, Cundinamarca, evento en el que hubo una gran afluencia de asistentes, más de 200 ganaderos.  
 
Herrera ese día -28 de abril de 2018- mediante su conferencia “Manejo de periparto en vacas lecheras”, invitó a los ganaderos a reconocer y darle la importancia que merece este periodo para las vacas preñadas y lo consideró fundamental para la producción futura de la hembra después del alumbramiento.
 
“Si desean que tenga un parto sin complicaciones y que luego de este continúe en buen estado de salud y cada vez, aumente más su producción de leche, es indispensable cuidarla durante este periodo y hacerle los cuidados respectivos para que sea así. El secado y el descanso es fundamental para registrar posteriormente picos sobresalientes de leche”, enfatizó la directora científica.
 
¿Qué es el periparto en las vacas?
 
El peri parto es el periodo de tiempo en el que un ganadero debería cuidar las vacas productoras porque es el que va a garantizar el buen retorno en la reproducción y efectivamente óptimos niveles de las vacas. (Lea: Aspectos del preparto que permiten lograr un óptimo desempeño)
 
La recomendación de dicho periodo se divide en tres fases:
 
1. Periodo de secado: en la teoría una vaca se debería secar a los 7 meses de preñez. Esté o no produciendo mucha o poca leche. Ese es el tiempo adecuado.
 
2. Periodo de transición o de alimentación. La recomendación es que a este sea destinada la hembra en las 2 o 3 semanas previas al parto y en las 2 o 3 semanas posteriores al mismo.  
 
3. Manejo terapéutico que se le da en los dos periodos a los animales.
 
¿Por qué considera que el secado de la hembra preñada se realice siete meses antes del parto?
 
Porque tenemos que dejar descansar a la vaca. En el parto la vamos a someter a un estrés metabólico muy fuerte. Entonces debemos prepararla para que su proceso fisiológico no sea traumático, ni genere problemas y patologías de parto.
 
El ternero o ternera es importante, sin duda alguna, pero también saber que vamos a cuidar la glándula mamaria y que va ser un animal que hemos desparasitado y que no va a generar problemas en este sentido durante la producción. (Lea: Cuidados de las vacas para un manejo posparto sin estrés)
 
Es el tiempo propicio para algunas vacunas de salud de hato, por así decirlo, de previsión, no solo contra fiebre Aftosa, sino otras que vienen de preparto para los terneros.
 
También es el espacio adecuado de hacer arreglo funcional de pezuñas para que cuando las vacas entren a producción, no vayan a tener cojeras, las cuales afectan ostensiblemente la producción.
 
Igualmente es la época ideal para recuperar el estado corporal de las vacas en el sentido que no lleguen gordísimas a la producción de leche, pero tampoco, excesivamente delgadas porque no va tener de donde producir.
 
Todo lo anterior va a garantizarle al ganadero que cuando se active nuevamente la producción de leche en las hembras los picos van a ser óptimos. (Lea: Transición de la vaca seca a lactante, periodo de sumo cuidado)
 
En algunas ganaderías especializadas los 7 meses son rutinarios, pero en pequeñas producciones en su afán de muchas otras cosas, las someten a etapa de secado solamente faltando 30 días para el parto. En estos casos la recomendación es darle al menos 70 días para que tanto en el aspecto nutricional como en el metabólico, y en el resto de factores, se equilibren para llegar al nacimiento.
 
¿Hay situaciones en las que la vaca está preñada y el ganadero no se percata de su estado?
 
Hay ganaderías de pequeñas producciones y también especializadas que administran el hato basados en la informática y para ello utilizan collares, PIN y otros dispositivos. No obstante estos esquemas registran errores o imperfecciones que afectan el proceso de producción de las vacas en determinados momentos.
 
Resulta que estos mecanismos tienen toda la información de la vaca. El PIN lee el ordeño, la ración alimenticia, los diferentes indicadores de salud, presión, temperatura, en fin le hace un monitoreo integral al animal.
 
Esos programas sistematizados toman cualquier exceso de movimiento de una vaca y lo lee como si fuera celo. Si la vaca tiene que bajar una loma de manera repentina, ese movimiento de más, cree que es ese estado.
 
Se han dado casos como que la vaca en pleno ordeño parió, y ahí, todos los administrativos se sorprenden y dicen ¡pero como así, si la vaca no estaba preñada! Resulta que el programa la reportó como no preñada, pero la vaca siguió su preñez.  
 
Entonces esa es una hembra que no tuvo descanso y nunca va tener un pico de producción adecuado para esa preñez y esa producción.
 
Las vacas deberían descansar 70 días antes del parto para que lleguen al noveno mes de preñez como deben llegar.
 
¿Cuáles son los manejos terapéuticos?
 
Se refiere a los productos o apoyos farmacológicos que los animales pueden tener para llegar a este periodo, entonces, cuando hablamos por ejemplo del secado la idea es que los animales se desparasiten en ese periodo pues, además, en la teoría nosotros no tenemos productos que tengan retiro dentro de la producción.
 
En esa época que no estamos en producción, que nadie se va a tomar esa leche, por así decirlo, es el tiempo adecuado para desparasitar y hacer ese tipo de tratamientos.
 
Ahora bien, los secados son muy importantes. Suena increíble pero en el país todavía tenemos muchas deficiencias por ejemplo, al secado con antibióticos y antimastiticos. Es algo súper importante que nos va a garantizar que esa ubre llegue adecuada a la siguiente producción y evitemos problemas de mastitis dentro de la siguiente producción.
 
Otro aspecto de gran deficiencia es la alimentación ya que en muchos lugares esas vacas del horro, del secado, son las que peor comen en las fincas. (Lea: Alimentación y sanidad, aspectos importantes en el periparto bovino)
 
Cuando esas vacas que están para siguiente producción deberíamos cuidarlas y darles sales adecuadas. Ya venden sales de equilibrio mineral para darles, es decir, con correcciones de electrolitos como digamos potasio o los que se les tenga que dar en ese periodo para que no llegue con hipocalcemia o con desbalance de fosforo y por eso tengamos una vaca caída. (Lea: Alerta por fiebre de la leche en las vacas)
 
Esa es la época adecuada para suplementación, para que no lleguen con ese tipo de problemas. Una vaca caída al final representa una pérdida económica porque se va a demorar en llegar a la producción porque está medicada e igualmente se demorará en alcanzar los picos de producción.
 
Estas son cosas que los productores tienen que aprender de la importancia de prevenir para tener optimas cantidades en los productos que se van a obtener más adelante.
 
Una vaca caída es como se le denomina a la vaca que pare y por el estrés metabólico de esa situación se echa y no se vuelve a levantar hasta que se le haga algún tratamiento. Se echa por debilidad o por desórdenes metabólicos que generalmente tienen que ver con hipocalcemia, pero también se ha demostrado que no siempre hay relación del caso sino también otros minerales intervienen en ese proceso como el magnesio u otros minerales.