Por la conservación de la familia

Por: 
Liliana Rendón Roldán
12 de Diciembre 2012
compartir
"El matrimonio entre parejas del mismo sexo no obedece a la naturaleza del ser humano, reivindicar unos derechos sucesorales no puede ser la excusa para afectar el orden social".
 Es lamentable ver como día a día se pierden las buenas costumbres y la estructura de la sociedad se torna cada vez más mundana. Para los que tenemos formación e ideología conservadora es preocupante que haya sido aprobado en primer debate el proyecto de ley estatutaria que le da vida jurídica al matrimonio entre personas del mismo sexo, debido a que esto atenta contra el vínculo que da origen a la mas importante institución; "La familia".
 
El matrimonio ha sido, es y debe seguir siendo la alianza por la que un hombre y una mujer constituyen una íntima comunidad de vida y de amor donde se busca la procreación con la finalidad de forjar una familia, así está establecido y así debe permanecer, pues no se puede permitir que se sigan destruyendo los valores de la sociedad.
 
El hecho de aprobar la mencionada ley se convertiría en el primer paso para modificar la estructura de la familia que no es otra cosa que permitirle a las parejas del mismo sexo que adopten. Esto sería lo más preocupante de todo porque seguramente exigirán si logran que se apruebe dicha ley, el poder adoptar como si fuera un derecho adquirido.
 
Respeto las condiciones personales de cada individuo pero no comparto que hagan exigencias mas allá de los perímetros del organismo más importante de la sociedad, exigir unos derechos sucesorales no puede ser la excusa para modificar la constitución y la ley, sobre todo cuando ese derecho ya está contemplado como se muestra a continuación:
 
“El artículo 1230 del código civil establece la porción conyugal, la Corte Constitucional al ampliar el término cónyuge a compañero y compañera permanente brinda la posibilidad de heredar los bienes de la pareja cuando esta falte, así mismo, la corte también se pronunció frente al derecho de pensión de parejas del mismo sexo sin más límites que los previstos a parejas heterosexuales"
 
Entonces, si estos derechos patrimoniales ya están determinados por la ley, ¿qué se busca realmente con esta reforma presentada al Congreso?
 
Por todas las mencionadas razones y como senadora de la república anuncio voto negativo a este proyecto de ley e invito a todos los colegas del Senado a que hagan lo mismo cuando la iniciativa llegue a la plenaria.