Semilla ilegal, “plaga” devastadora para los arroceros

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Marzo 2019
compartir
Colombia, Arroz, semilla de arroz ilegal, Semilla ilegal “plaga” devastadora para los arroceros, ICA, Fedearroz, Acosemillas, semilla certificada, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, agricultura
“El uso de semilla certificada es el primer paso de todo un componente tecnológico, que nos ha demostrado sustancial reducción de costos y mayor productividad”, indicó Rafael Hernández, gerente general de Fedearroz. Foto: ICA

Según cifras de Acosemillas, en 2018 la siembra de semilla ilegal de arroz pasó a ser del 80 %. Esto le ha generado al sector bajo rendimiento, reducción en la cosecha, mayor gasto de agroquímicos, pérdida de competitividad y altos riesgos en la sanidad de los cultivos.

 

De 500 mil 924 hectáreas sembradas de arroz en 2018, sólo 106 mil 854 hectáreas, es decir el 20 %, fueron sembradas con semilla certificada, señala Acosemillas.

 

Por lo anterior el ICA, el sector arrocero y las autoridades hacen un llamado de alerta a los productores de arroz para que compren semilla legal y eviten pérdidas en la producción y poner en riesgo la producción nacional.

 

“Es preocupante la situación que se está presentando por el incremento de uso de semilla ilegal en el sector arrocero, porque las perdidas están cercanas a los $213 mil millones y este hecho conlleva a que se vea afectado el intercambio de semillas hacia otros países y que el riesgo fitosanitario sea mayor”, expresó Deyanira Barrero, gerente general del ICA.

 

La producción de semilla certificada es un proceso de control de generaciones, cumpliendo los requisitos específicos mínimos de calidad que establece el ICA, como autoridad fitosanitaria, para cada especie y categoría de semillas para que el agricultor tenga un material con la calidad genética, física, fisiológica y fitosanitaria permitida, la cual debe ser declarada por el productor de semillas debidamente registrado.

 

El ICA, Fedearroz y Acosemillas unen esfuerzos por la legalidad en el uso de la semilla, la protección de la sanidad de los cultivos y la recuperación de la economía del sector arrocero de Colombia.

 

Es imposible lograr la competitividad de un sector si el uso de semilla es de mala calidad, es claro que este tipo de insumo no va a garantizar los mejores resultados en el desarrollo del cultivo, ni la calidad industrial y culinaria”, señaló Barrero León.

 

Para Leonardo Ariza, gerente general de Acosemillas, “una de las formas para combatir este hecho de ilegalidad que cada día va en aumento, es incentivar a través de campañas de promoción y educación el uso de la semilla certificada, puesto que esta contribuye a la generación de empleo, a la formalización del sector, a la sanidad agrícola, pero sobre todo al desarrollo competitivo de la agricultura del país, al lograr mayores rendimientos y mejor calidad en las cosechas”.

 

Por su parte, el gerente general de Fedearroz, Rafael Hernández, indicó que “el uso de semilla certificada es el primer paso de todo un componente tecnológico, que nos ha demostrado sustancial reducción de costos y mayor productividad. Muchas veces los agricultores solo miran el precio de la semilla certificada, pero no se dan cuenta de que al usar Paddy como semilla; los volúmenes que necesitan para sembrar son sustancialmente mayores”.

 

El uso de semillas certificadas en los cultivos, presenta beneficios como:

 

  • Favorece un rápido y uniforme establecimiento en campo.
  • Permite una población adecuada de plantas con muy buena germinación.
  • Genera un cultivo libre de organismos patógenos es decir cuenta con la sanidad.
  • No tiene contaminantes varietales es decir son semillas puras.
  • Está exenta de semillas de malezas, lo que evita el uso de plaguicidas.
  • Permite la expresión del potencial genético propio de la variedad.
  • Incrementa la productividad y da estabilidad al rendimiento.
  • Conserva la calidad de la variedad al ser genéticamente pura.
  • Mayor porcentaje de germinación y vigor.
  • Mayor utilidad.
  • Garantiza una agricultura sostenida.

 

El uso de semilla de costal o semilla pirata trae numerosas consecuencias negativas para todas las cadenas productivas como en la económica del sector arrocero, graves consecuencias para el cultivo, afectaciones al medio ambiente, pérdida de competitividad del país.

 

Fuente: ICA.