El incompetente manejo del agro

11 de Diciembre 2012
compartir
Llegó diciembre y lo que habíamos pronosticado algunos analistas y dirigentes gremiales a mediados de año, se cumplió. La locomotora agropecuaria no arrancó por el improvisado e ineficiente manejo que el Gobierno Nacional le ha dado a este sector, a pesar de haberle inyectado un presupuesto de inversión de 1.8 billones de pesos, el más grande de su historia.

La explicación es muy simple. El presidente Santos escogió un equipo de teóricos que no tenían las capacidades o competencias necesarias para resolver de manera eficiente los problemas de competitividad que viene atravesando el campo colombiano. Es inaceptable que faltando un mes para acabarse el año, el Ministerio de Agricultura en su conjunto haya ejecutado efectivamente tan solo el 59% del presupuesto.

 

Es decir, hay más de 860 mil millones de pesos que se quedaron en las tesorerías sin poder ser invertidos en un sector que ha sido golpeado por el cambio climático, los altos costos de transporte, el acceso al crédito, los riesgos sanitarios, la importación de alimentos subsidiados y ahora por la inseguridad.

 

Da vergüenza la ineficiente gestión en la ejecución de los presupuestos de inversión en el Incoder (35%) y el ICA (56%). El Banco Agrario por su parte, tiene invertido más de 5 billones de pesos en TES, cuando deberían estar colocados en proyectos de inversión en el sector agropecuario.

 

En Corpoica no se sabe en qué se gastaron más de 57 mil millones de pesos y la Bolsa Mercantil de Colombia anda enredada en el escanda lo de InterBolsa. Este equipo de trabajo quiebra hasta un peaje. Con toda razón los ganaderos, caficultores, algodoneros, cacaoteros y arroceros entre muchos más, andan tan disgustados con el ministro Juan Camilo Restrepo.

 

Ni qué hablar del programa de rehabilitación de las zonas ganaderas y agrícolas afectadas por el fenómeno de La Niña 2010-2011. El 24 de mayo del 2011, en la primera sesión del Fondo de Adaptación, el presidente Santos anunció una inversión de 14 billones de pesos para reconstruir infraestructura en transporte y rehabilitar la producción agropecuaria.

 

Hoy, más de mil familias campesinas de la Región Caribe siguen viviendo en condiciones de miseria sin poder recuperar su actividad productiva y económica, porque estos burócratas del fondo no han sido capaces de ejecutar las inversiones que nuestros productores del campo necesitan para reactivar sus negocios y pagar sus deudas. Los billones de pesos que le fueron asignados al fondo para estas obras, los tienen en un banco privado generando rendimientos financieros, quién sabe en beneficio de quién.

 

Ni siquiera fueron capaces de negociar unas condiciones comerciales equitativas en los TLC con los Estados Unidos y la Unión Europea. Solo hay que mirar las estadísticas de comercio exterior de este semestre para darnos cuenta de la disparada de las importaciones de alimentos.

 

Estos acuerdos comerciales son como el partido que jugaron hace poco Millonarios y el Real Madrid.

 

En materia de reforma tributaria, no han querido siquiera considerar las importantes propuestas que Fedegán y otros gremios agroindustriales han presentado con el fin de incentivar la inversión, el empleo y la rentabilidad del negocio agrario.

 

Para cerrar con broche de oro, nombran a unos negociadores que no tienen conocimiento del agro a negociar la política de Tierras y Desarrollo Rural de nuestro pais con las Farc y el representante Iván Cepeda y sus ONG, ignorando la institucionalidad y el conocimiento de nuestros gremios de la producción agropecuaria. Para que estos no asistieran, se inventaron un foro en la Universidad Nacional en plena Navidad.

 

Qué panorama tan preocupante el que se nos viene encima.