Por qué es casi imposible curar la mastitis clínica en bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Diciembre 2022
compartir
Imposibilidad de curar mastitis clínica en bovinos
La acción de los exo mucopolisacáridos impide que se penetren los antibióticos en la glándula mamaria afectada con mastitis clínica. Foto: Laboratorios LABIS

La mastitis clínica es una enfermedad bastante difícil de curar, por lo que muchos expertos recomiendan que el productor se deshaga del animal, para que no cause más daño. Conozca el por qué de esta dificultad.

 

Para entender un poco la imposibilidad de cura de esta enfermedad, hay que tener ciertos conceptos arraigados como que esta es una enfermedad causada por bacterias, pero quien la trasmite es el mismo hombre porque no es una enfermedad que se pasa por el aire, agua, lodo, ni tampoco lo hace de animal en animal.

 

Enrique Rimbaud, profesional en sanidad animal, expone que los causantes de la mastitis en las fincas son los mismos humanos, quienes no ponen en práctica los protocolos de higienes necesarios al momento del ordeño, por lo que van transmitiendo de vaca en vaca la enfermedad. El tipo de mastitis subclínica es la más común, porque no se logra ver de forma clara en el animal. (Lea: Mastitis: el síndrome que más afecta la ganadería colombiana

 

La imposibilidad de identificarla, confunde al productor porque muchas veces no se sabe qué es exactamente lo que tiene el animal. En palabras de Rimbaud, “para controlar la mastitis subclínica tengo que hacer un chequeo mensual con el veterinario para que haga la prueba de mastitis en el predio”.

 

En el caso de las fincas que tienen ordeño mecánico, también son propensas a tener esta enfermedad debido a que estas maquinas pueden tener un aumento de la fuerza de presión o mediante una falta de higiene en los elementos de ordeño.

 

Cuando se tiene claro que el animal presenta mastitis clínica porque sí se logra ver los síntomas en el animal, lo que recomiendan los expertos es el descarte del animal, debido a que este estará manteniendo la enfermedad en el hato, por lo tanto, lo primero que se debe hacer es pasarla al final del ordeño, mientras se toma la decisión de descartarla o no.

 

“Yo digo que es difícil tratar la mastitis porque cuando las bacterias están atando el lugar donde se produce la leche, colonizan estas glándulas y estas bacterias producen una especie de lodo que las recubre llamados exo mucopolisacáridos”, detalla Rimbaud. (Lea: ¿Cómo afecta la mastitis la reproducción en las vacas?)

 

Esta estructura gelatinosa que confieren los mucopolisacáridos, impide que los antibióticos penetren a la zona afectada.

 

De acuerdo a Rimbaud, “impide que los anticuerpos de defensa penetren y elimine de forma completa la bacteria. Entonces puedo darle al animal antibiótico inyectable, antibiótico por cualquier vía que este no va a llegar. Aquellas bacterias que se desprenden de ese exo mucopolisacáridos para ir a colonizar otros lados, y es tocado por el antibiótico mueren, pero el resto queda ahí”.

 

Esta es la razón por la que el experto menciona que esta es una enfermedad muy difícil de curar porque siempre se mantiene en la zona mamaria un foco de infección.

 

En ese orden de ideas, el experto Rimbaud afirma que “en definitiva, yo sigo ferviente con mi recomendación que el que tiene mastitis clínica va a ser muy difícil que se cure y mantiene una enfermedad dentro del hato, entonces es hora de descartar ese animal, véndala al matadero”.