Producción cárnica de la Unión Europea bajará este año

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Noviembre 2022
compartir
Carne en frigorífico
La producción de los diferentes tipos de carne baja en la Unión Europea por diversos factores como costos y clima. Foto: eurocarne.com

La producción agropecuaria de la Unión Europea se ha visto afectada por las consecuencias de la guerra rusa en Ucrania, el aumento de los precios de la energía, así como de los costos de las materias primas y la inflación de los alimentos.

 

Según el informe de perspectivas de la Comisión Europea, citado por el portal eurocarne.com, además de la inestabilidad geopolítica, la UE registró uno de los veranos más calurosos de la historia, lo que afectó significativamente a los cultivos de verano, como el maíz, la soya y el girasol. Las condiciones meteorológicas también han sido difíciles para los ganaderos y los animales que sufrían estrés por calor y menos alimento.

 

Añade el reporte que los ganaderos se encuentran entre los más afectados por los costos récord de energía e insumos. A pesar de los altos precios de la carne vacuna, porcina y avícola, estas difíciles condiciones limitan la producción en estos tres sectores.

 

En 2022, la producción de carne de vacuno de la UE disminuirá un 0,6 %, la de carne de cerdo un 5 % y la de aves de corral 0,9 %. Los altos precios también lastran las exportaciones de la UE de estos productos, con descensos previstos del 1 %, 17 % y 2,2 % en 2022 para la carne de vacuno, la carne de cerdo y las aves de corral, respectivamente.

 

Por especies, para el vacuno, la Comisión destaca el fuerte incremento de los precios del ganado vivo lo que ha motivado que entre enero y junio la producción de carne de vacuno ya haya bajado en un 0,6 % interanual pese a que el número de sacrificios sea un 0,4 % superior, con pesos medios un 1 % inferiores en las canales. Esto hace suponer el adelanto del sacrificio de animales por la dificultad para alimentarlos ante los altos costos. (Lea: En Europa productores descartan ganado debido la sequía)

 

En cuanto a las exportaciones de vacuno, de enero a junio han sido un 2,4 % inferior a 2021. Crecieron en mercados de gran valor como Canadá (+28 %) y Japón (+22 %) pero han bajado en otros como Filipinas (-18 %).

 

En el conjunto del año la Comisión prevé que las ventas externas bajen 1 % por la escasa disponibilidad nacional y la continuación de los precios internos relativamente altos, y sólo se recuperarán ligeramente en 2023.

 

En porcino, la producción se reduciría 5 % sobre todo en Alemania, Polonia, Bélgica, Rumanía e Italia. La peste porcina africana sigue afectando a los niveles productivos de Alemania y el crecimiento esperado para España (+1,6 %) no es tan algo como el registrado en 2021 (+3,7 %).

 

Teniendo en cuenta las probabilidades de que los precios de las materias primas para alimentación animal y los costos energéticos sigan siendo elevados en 2023 y de que la PPA continúe provocando una fuerte respuesta en los países afectados, se espera que la producción de carne de cerdo de la UE siga disminuyendo ligeramente, en otro 0,7 %.

 

El uso doméstico de carne de cerdo en la UE podría disminuir un 1,9 % en 2022, con una media de 32,1 kg per cápita. Se espera que se mantenga estable en 2023, con una media de 32 kg per cápita. (Lea: Nueva metodología en la Unión Europea para medir el bienestar animal)

 

Para las exportaciones de esta carne, se prevé volver a los niveles que la UE exportaba a China entre 2017-2018 ya que de enero a junio ha bajado un 72 % los niveles de ventas respecto a 2021. Ante esto, las exportaciones de carne de cerdo de la UE se están desviando a otros destinos como Japón (+45 % en enero-junio), Filipinas (+40 %), Estados Unidos (+35 %) y Australia (+66 %). En general, las exportaciones de carne de cerdo de la UE podrían disminuir 17 % en 2022 y 3 % en 2023.

 

En carne de aves, la Comisión espera una bajada del 0,9 % en la producción en 2022 y sería del 0,4 % en 2023. Esto se daría justo cuando se estima que el consumo puede crecer en un 1,1 % hasta los 23,3 kg/persona en 2023.

 

El sector avícola, cuyos costos hacen que sea menos competitivo en los mercados internacionales, verá lastradas sus exportaciones en un 2,2 % durante 2022 y se mantendrán estables en 2023. Los altos precios de la UE ayudan a competidores como Brasil a ganar algunas cuotas de mercado de la UE, especialmente en África y en Asia.

 

En el caso de la carne de ovino, se espera una ralentización de los sacrificios en el segundo semestre de 2022, lo que se traduce en un pequeño aumento de la producción del 0,5 % para finales de 2022. 

 

Se espera que la escasez de la oferta interna, las continuas fricciones comerciales con el Reino Unido y los precios relativamente altos de la UE hagan que las exportaciones bajen 3 % en 2022 y se estabilicen en un nivel inferior en 2023.