El manejo para producir más leche

Por: 
Jennifer Heguy y Jed Asmus
14 de Septiembre 2015
compartir
producción leche
Mantener un número adecuado de animales en los corrales en función del número de comederos es fundamental. Foto: Perulactea.com.
No se puede simplemente llevar la dieta de una lechería, suministrarla a otra lechería y esperar los mismos resultados de producción. La razón es porque hay muchos factores que repercuten en la capacidad de un vaca para producir leche.
 
La nutrición es extremadamente importante y el mayor costo para la producción de leche, pero es sólo un factor más que debe ser evaluado de forma rutinaria.
 
La Tabla 1 muestra un presupuesto del tiempo de una vaca lactante (en sistema de estabulación libre o “freestalls”).
 
Las vacas ocupan casi la mitad de su tiempo acostadas, seguido por comiendo/bebiendo, paradas en su cama o en los pasillos, y en la sala de ordeño.
 
 
En cada una de estas actividades hay una oportunidad para mejorar el manejo. Veamos algunas áreas donde con pequeños mejoramientos de manejo podríamos producir más leche. (Lea: Beneficios de las grasas protegidas en la alimentación de vacas lecheras)
 
Manejo de la alimentación
 
No solo es importante la dieta sino también cómo se suministra. En un estudio publicado en la revista Journal of Dairy Science, 3 de las variables de mayor influencia en la producción de leche (no considerando la ración) fueron: la concentración de animales, el manejo de los sobrantes de la dieta, y el arrimado del alimento.
 
Aunque estas parecen ser prácticas de sentido común, en algunas lecherías no se tienen en cuenta.
 
Manteniendo un número adecuado de animales en los corrales en función del número de comederos es fundamental para mantener adecuados consumos de materia seca.
 
Cuando los corrales están sobre ocupados (cuando hay más vacas que comederos) hay una mayor selección de la dieta que afecta a las vacas más sumisas o tímidas. Las vacas dominantes comen primero, dejando a las vacas tímidas el alimento rechazado que puede comprometer la producción y salud de los animales. (Lea: Dietas para vacas, a prueba de calentamiento global)
 
Cuando el costo de los alimentos es alto, lo normal (no siempre) es abaratar las dietas. Una vía de manejar esta situación es limitar la cantidad de alimento sobrante.
 
En una encuesta realizada en California en el 2009, el 58 % de los productores reportaron que alimentaban para que no hubiese alimento sobrante. Aun controlando el número de animales por corral, y contando con alimentadores que son muy precisos, es muy probable que acabemos por subalimentar a los animales cuando se alimenta de esta manera.
 
En este caso el costo de limitar el consumo (afectando la producción y salud) es mayor que el ahorro en el alimento.
 
Mantener siempre alimento en frente de las vacas es un factor muy importante para producir más leche. Esto se logra alimentando varias veces por día, o arrimando o empujando el alimento, y/o una combinación de ambos. (Lea: ¿Sabe cuánto calcio hay en leches, quesos y yogures?)
 
Un factor limitante de la producción de leche es cuando el comedero está vacío o el alimento está fuera del alcance de las vacas.
 
La leche contiene cerca de un 87 % de agua, un nutriente muy importante (que muchas veces no es considerado). Si se ven vacas esperando para tomar agua, se deben poner más bebederos.
 
El mayor consumo de agua es después del ordeño, así que los animales deben tener acceso a abundante agua fresca y limpia. Tanto la cantidad como la calidad del agua son importantes. Los bebederos deben limpiarse al menos semanalmente, una práctica que solo el 40 por ciento de los productores reportó en la encuesta del 2009.
 
Áreas de descanso
 
Ya hemos hablado del número de animales por corral y del manejo de la alimentación, pero también es importante la comodidad y el tiempo de descanso de la vaca. Independientemente del tipo de cama, las vacas necesitan una cama limpia, seca y cómoda.
 
Los estudios demuestran que al aumentar la profundidad de las camas, las vacas se acostarán por más tiempo. Cuando se observan muchas vacas paradas sobre las camas en vez de acostadas, es necesario hacer algunos ajustes. El lugar de la barra del cuello es otro factor cuyo ajuste puede ser beneficioso.
 
La Tabla 2 proporciona algunas recomendaciones de acuerdo al peso de las vacas. 
 
 
Cuando las barras del cuello están muy adelante o muy altas, los animales tienden a orinar y defecar sobre las camas, creando problemas de higiene.
 
Cuando están muy bajas y adentro de las camas no permiten que los animales se acuesten.
 
Mensaje final
El objetivo de una lechería es producir leche y ganar dinero. Cuando las vacas no tienen adecuadas zonas de descanso, o comen el alimento que otras vacas rechazan, o permanecen paradas durante largos periodos de tiempo, van a producir menos leche. (Lea: El celo de la vaca lechera: Todo está en las hormonas)
 
Un menor costo de producción no siempre se logra disminuyendo el costo de la dieta, a veces se logra mejorando otros factores que afectan la producción lechera.  
 
Jennifer Heguy es una asesora en ganado lechero para la Extension Cooperativa de la Universidad de California (UCCE) en los condados de Stanislaus y San Joaquin. Jed Asmus, M.S., PAS, es un nutriólogo independiente en Caliifornia.
—Extractos del boletín California Dairy Newsletter, enero de 2013