Los beneficios para tu cuerpo de la leche de vaca

04 de Julio 2017
compartir
Los productos lácteos de origen animal, son alimentos nutricionalmente muy completos, tienen una gran variedad de nutrientes y además hay un buen balance entre los constituyentes mayoritarios de la leche: grasa, proteínas y carbohidratos, por esto se convierten en una oportunidad para cubrir los requerimientos nutricionales de distintas personas.
 
En cuanto a las proteínas, los lácteos contienen proteínas con todos los aminoácidos esenciales (que el cuerpo no los puede crear) por lo que las proteínas lácteas son de muy alta calidad.
 
Los lípidos que tienen los lácteos transportan vitaminas liposolubles (A, E y K), además contienen ácido linoleico conjugado (CLA) que el cuerpo no puede formar, éste tiene potenciales efectos beneficiosos para la salud.
 
La leche es una fuente importante de vitaminas, la vitamina A contribuye a mantener la piel y la visión en las mejores condiciones, la vitamina D, contribuye a la absorción y utilización normal del calcio y fósforo. (Lea: Polémica en Perú por leche que no es 100 % leche)
 
Los minerales de los productos lácteos, el más importante es el calcio, que es particularmente biodisponible (fácil de usar por el cuerpo), los productos lácteos también son buena fuente de potasio, magnesio, zinc y fósforo.
 
La leche es la mejor fuente de calcio ya que, aunque existen ciertos vegetales tanto o más ricos en este mineral, su aprovechamiento por parte del organismo no es tan eficaz, porque en estos alimentos vegetales hay sustancias que interfieren en la absorción del calcio, como los fitatos, mientras que los productos lácteos contienen vitamina D que contribuye a la absorción y a la utilización del calcio.
 
Estudios han descrito una menor cantidad de grasa en niños que consumen más calcio, lo que podría disminuir el riesgo de obesidad en la adolescencia y en la edad adulta, existen estudios también que avalan la relación positiva entre el consumo de productos lácteos y un menor índice de masa corporal. Otros estudios demuestran que los productos lácteos tienen un efecto saciante y pueden ayudar a controlar el hambre y el peso.
 
Un buen consumo de lácteos puede mejorar la presión arterial, un estudio realizado por la Universidad de navarra en casi 6.000 individuos de todas las edades, se observó una reducción del riesgo de nuevos casos de hipertensión de hasta el 54% en adultos con un alto consumo de productos lácteos descremados.
 
Durante el embarazo, las necesidades de calcio se ven incrementadas ya que el esqueleto del feto se debe mineralizar, los requerimientos ascienden a 1000 miligramos de calcio al día para embarazadas y 1200 mg/día para nodrizas.
 
El beneficio que aportan los nutrientes de la leche en la alimentación del deportista están las proteínas contribuyen a aumentar y conservar la masa muscular: después de un ejercicio de resistencia, es conveniente el aporte de proteínas de digestión rápida (proteínas del suero de la leche) que estimulan la síntesis proteica por parte del músculo y el aporte de proteínas de digestión lenta (caseínas) que reducen el proceso de degradación proteica en el músculo. (Lea: ¿Por qué la leche de vaca es mejor que la de soya?)
 
En la leche de vaca están presentes ambos tipos de proteínas. Las guías alimentarias establecen como conveniente que una dieta correcta debe incluir 2-3 raciones de productos lácteos/día (3-4 raciones/día en embarazadas, adolescentes, ancianos y deportistas) y aunque se suele dar por hecho que el consumo medio es adecuado, se encuentran elevados porcentajes de individuos que no cumplen con las guías ni cubren sus ingestas recomendadas de calcio.
 
Texto original en el siguiente enlace.