Buenas prácticas para el control y prevención de la neumonía enzoótica

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Febrero 2018
compartir
neumonía enzoótica, neumonía enzoótica en bovinos, buenas prácticas para el control y prevención de la neumonía enzoótica, CONtexto ganadero, ganadería Colombia, Noticias ganaderas Colombia
La neumonía enzoótica de becerras jóvenes puede dividirse en 3 áreas de acción: reforzamiento de la resistencia a la enfermedad, reducción de la exposición a agentes infecciosos y reducción del estrés. Foto: http://zoovetesmipasion.com
Ante la presentación aguda de la neumonía enzoótica, en todos los regímenes de tratamiento, la cría y el aislamiento de las becerras afectadas es un procedimiento de gran importancia.
 
La presentación aguda de la neumonía enzoótica normalmente no es tratada a menos que la becerra tenga tos severa. Los antibióticos, cuando se escogen cuidadosamente, son efectivos. Debería, sin embargo, notarse que la neumonía enzoótica en becerras es un problema de rebaño, señala Kevin González, zootecnista, en zoovetesmipasion.com.
 
Las vitaminas pueden ser administradas como terapia de soporte, y una multitud de tratamientos, desde antihistamínicos hasta expectorantes, han sido efectivos para aliviar la condición.
 
La neumonía enzoótica de becerras jóvenes puede dividirse en 3 áreas de acción: reforzamiento de la resistencia a la enfermedad, reducción de la exposición a agentes infecciosos y reducción del estrés.
 
Mantenimiento del estado inmunológico
 
-No separar a la madre hasta 24 horas después de amamantar a la cría
-Proveer de una cama adecuada que permita a la cría pararse sin dificultad.
-Asegurar la alimentación temprana, asistir con mamila en caso necesario, monitorear la ingesta lo más cerca posible (máxima supervisión, mínima interferencia).
-Mantener un suministro de calostro congelado, en caso de que la madre gotee calostro antes de amamantar.
-Evitar estrés y exposición a nuevos agentes de enfermedades cuando es inmadura la capacidad inmunológica (2 a 4 meses de edad).
-Erradicar los patógenos respiratorios inmunosupresivos reconocidos en el rebaño.
-Vacunar estratégicamente como parte de un amplio plan de control de enfermedades.
 
Reducción de la exposición
 
-Proveer del número adecuado de corraletas de crianza, limpiarlas y desinfectarlas.
-Mantener becerras de diferentes edades en cuarto separados o con separaciones adecuadas.
-Cuarentenar por 2 o 3 semanas a los animales comprados, antes de introducirlos al rebaño.
-Proveer de buena ventilación en cobertizos de becerras.
 
Reducción del estrés
 
-Evitar sobrepoblación de corraletas para becerras.
-Brindar buena ventilación en albergues cerrados.
-Asegurar que las becerras tengan buena cama durante el clima frío y que no estén expuestas a corrientes de aire.
-Proveer refugio durante el frío prolongado y ante condiciones húmedas de pastoreo.
-Evitar transporte o introducción a nuevos ambientes entre las 2 y 4 semanas de edad.
-Distanciar el tiempo de castración y descorne de la lactancia.
-Que la época de otoño sea alejada de la castración y el descorne.
-Los cambios de dieta deben ser introducidos de manera gradual, particularmente al tener a las crías en encierro.
 

Fuente: zoovetesmipasion.com Publicado por Kevin González, zootecnista, en zoovetesmipasion.com en 9 Diciembre, 2017