¿Por qué son importantes las parcelas demostrativas?

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Abril 2018
compartir
Parcelas demostrativas, FNG, Fedegán, ¿Por qué son importantes las parcelas demostrativas?, qué miden las parcelas demostrativas, CONtexto ganadero, ganadería Colombia, Noticias ganaderas Colombia
La incorporación de nuevos cultivares al portafolio de opciones forrajeras de una determinada región gracias a los resultados de las parcelas demostrativas, contribuirá al mejoramiento productivo y a la rentabilidad de las empresas ganaderas. Foto: Carta Fedegán 117
En las parcelas demostrativas se estudian múltiples aspectos que incluyen la humedad del suelo, el vigor de dicho forraje, la sobrevivencia y la calidad nutricional, que luego se convierten en opciones alimenticias para el ganado bovino.
 
El modelo de parcelas demostrativas recoge el conocimiento de muchos expertos, cuya misión es estudiar en la práctica el comportamiento de un conjunto de variables, en un determinado período de tiempo –que puede coincidir con los tiempos de invierno o verano o su alternancia– de determinados materiales forrajeros (pasto o cultivos).
 
Para ello se hacen mediciones periódicas, a fin de presentar a los ganaderos, información completa y confiable sobre estos materiales, en el entendido que la incorporación de nuevos cultivares al portafolio de opciones forrajeras de cada zona contribuirá al mejoramiento productivo y a la rentabilidad de las empresas ganaderas.
 
El objetivo final es que el ganadero con los resultados que se obtengan de las parcelas demostrativas, pueda realizar las labores correspondientes al establecimiento de los materiales y al control de malezas, tomando como base las recomendaciones de los expertos sobre manejo de suelos, aplicación de correctivos y/o fertilizantes y manejo de semillas, por ejemplo.
 
Manejo
 
En función del material a pastorear y de las condiciones edafoclimáticas, por ejemplo, los expertos determinan la carga potencial del área asignada a cada prueba.
 
A partir de la cifra anterior se asigna el número de terneros que pastorearán allí y los periodos de ocupación y descanso que se utilizarán. También se demarcan las franjas de pastoreo a utilizar.
 
A cada uno de los terneros involucrados en el proyecto se le realiza una evaluación, que consiste en abrir una tarjeta donde se consigna información relacionada con raza, edad, peso y la prueba a la que fue asignado.
 
En relación con cada material se realizan las siguientes mediciones: Aforos cada mes a la entrada y la salida del lote, para determinar consumo voluntario y palatabilidad de cada material.
 
Durante cada visita del asistente técnico mide el vigor y sobrevivencia de plantas, presencia de plagas y enfermedades y se describen las condiciones de humedad del suelo en cada evaluación.
 
También se evalúa la calidad nutricional (proteína, fibra en detergente ácido, digestibilidad), para lo cual se tomaron muestras de forraje para medir variables de calidad nutricional.
 
Estos incluyeron: nitrógeno total, los constituyentes de la pared celular [fibra ácido detergente (FAD)]; digestibilidad in vitro de la materia seca (DIVMS) y fósforo (P) y calcio (Ca).
 
Además se realiza una evaluación de plantas invasoras y plagas, la cual consiste en observar si existía ocurrencia de plantas invasoras y/o si había ocurrencia de plagas.
 
En caso que esto sucediera, se especifica la cantidad por metro cuadrado, para así determinar la necesidad o no de realizar control.
 
De otra parte, la forma de pastoreo adoptado se puede alternar, para lo cual se requiere la subdivisión de las parcelas, resultando en dos parcelas de igual tamaño. Donde se hacen las alternancias entre periodos de pastoreo y de ocupación. Desde luego en cada una debe existir agua.
 
En el inicio del primer pastoreo se realiza la primera cosecha de plantas en cada parcela.
 
La segunda cosecha de material se realiza a 90 días del primer muestreo (estos períodos los determinan los técnicos).
 
La elección y pesaje de los animales se realiza conformando lotes de animales lo más uniforme posible, para que no exista discrepancia en la ganancia de peso debido a la diferencia de tamaño corporal.
 
De la misma manera se establece que los animales pertenezcan a una misma genética (raza o cruza), para no enmascarar los resultados Esto también depende de las directrices del estudio).
 
Así mismo el pesaje se hace todos los meses, lo que permite realizar el cálculo de ganancia de peso diaria.
 
Otro aspecto importante de destacar es el de la localización y distribución de las parcelas demostrativas, dependiendo de la región en donde se realice el proyecto de parcela demostrativa.
 
En el ejercicio que realizó en 2008-10 cuando el FNG cuando era administrado por Fedegán, se realizó un análisis de desempeño de la producción de bovinos en Colombia con el aporte del SENA, focalizado en las regiones caribe, valles interandinos, zona andina y Orinoquia, que son las que tienen mayor tradición y potencial para desarrollar la producción animal con altos niveles de competitividad y menores riesgos ambientales. En cuanto a la distribución, se ubicaron 30 parcelas en todo el territorio nacional y en donde, además, se realizaron días de campo en cada una de las parcelas, los cuales estuvieron acompañados de la entrega de las cartillas que explican, en detalle, la evolución del proyecto en cada una de dichas regiones.