Política de China para alejarse de los subsidios a los insumos

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Noviembre 2017
compartir
China ha decidido reducir el uso excesivo de abonos y plaguicidas. Foto: espores.org/es
China ha decidido enfrentar los problemas de contaminación del agua, del suelo y la atmosférica, reduciendo el uso excesivo de abonos y plaguicidas.
 
China enfrenta problemas serios de contaminación del agua, contaminación del suelo con metales pesados y contaminación atmosférica. Algunos guardan relación con la agricultura o son causados por esta o son producidos por la industria y la minería, pero afectan la agricultura.
 
Después de un largo período, China ha decidido finalmente lidiar con estos problemas. Una forma de abordarlos problemas es reducir el uso excesivo de abonos y plaguicidas, así lo señala Joaquín Arias en su publicación “Tendencias e innovaciones de políticas para la agricultura a la luz de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, del cual se extrae la presente nota.
 
El año pasado China anunció un plan de cero crecimiento en el uso de abonos y plaguicidas químicos para 2020 (un período de cinco años). El Gobierno ofrece varios subsidios y programas de demostración para ayudar a los granjeros a implementar prácticas amigables con el medioambiente.
 
La idea es vincular de alguna forma los subsidios de granos a prácticas “más verdes”.
 
Una de las medidas adoptadas en 2015 fue restaurar el impuesto de valor agregado del 13 % a los abonos químicos y otro fue incrementar los subsidios para ensayos de fertilidad de suelos.
 
La contaminación de los animales
 
La contaminación proveniente de las explotaciones con animales de granja es otro problema serio que China está tratando de resolver.
 
Se han logrado avances en limpiar las granjas porcinas en áreas vulnerables a la contaminación y se está instando a los granjeros a que adopten sistemas de
tratamiento de estiércol e instalen unidades de biogás en sus fincas.
 
También reciben un subsidio por la eliminación sin riesgos de los cadáveres de animales enfermos.
 
Otros instrumentos que se aplican son recompensas financieras a los granjeros según el volumen de carne de cerdo vendido fuera del condado, el inventario y la matanza.
 
Se ofrecen fondos para construcción o reacondicionamiento de granjas porcinas, compra de pie de cría, programas de vacunación, gestión del estiércol, interés subvencionado sobre préstamos, apoyo a compañías dedicadas a la compra, venta, almacenamiento, distribución y procesamiento y para las medidas de inocuidad de los alimentos.
 
Además, se dispone de subvención para construir instalaciones de generación de gas en aldeas con el uso de estiércol de animales y desechos de cosecha, en tanto que los residuos se diseminan en los campos como abono.
 
Los subsidios por hogar llegaron a USD 156 en las provincias orientales, USD 188 en las provincias centrales y USD 234 en las provincias occidentales (Gale 2013).
 
El programa también fomenta la comercialización de abonos orgánicos con un subsidio de 200 yuanes por tonelada métrica, con base en el uso de 1500 kg/ha. Se están utilizando los resultados de los análisis de fertilidad del suelo para promover el uso de abonos orgánicos.
 
Consideraciones sobre los avances
 
Quedan por responderse varias preguntas para avanzar en la agenda en pro de la gestión sostenible de los recursos en la agricultura, ante la variabilidad meteorológica y el cambio climático. Estas preguntan son:
 
¿Cómo desarrollar sinergias o reducir los conflictos entre los ministerios de Agricultura y los de Medioambiente de los países para mejorar el uso de los recursos naturales en el sector agrícola?
 
¿Cómo pueden la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales servir de base para la resiliencia ante el cambio climático?
 
¿Puede el cambio climático servir de elemento coordinador para aumentar las sinergias entre diferentes sectores y también entre los muchos objetivos diferentes identificados para el sector agrícola, en lo concerniente a competitividad, agricultura de bajas emisiones de carbono, sostenibilidad y reducción de las externalidades ambientales negativas?
 
Este análisis hace parte de una colección de ideas, propuestas y reflexiones presentadas durante una serie de siete seminarios en línea sobre políticas agropecuarias, que realizó el IICA, y que incluyeron las de Estados Unidos, Brasil, Canadá, Chile, América Central, la Unión Europea y China. Participaron funcionarios del Gobierno, representantes de los sectores académico y privado de esos países o regiones, junto con comentaristas de Argentina, Costa Rica, México,
España y Bélgica que ofrecieron sus aportes.