3 tips infalibles para que la carne asada a la parrilla quede perfecta

28 de Junio 2022
compartir
Si hay algo molesto en esta vida es comprar cortes de carne para un asado o parrillada y que la carne quede seca como una chancla. A todas nos ha pasado… Y es que hacer carne asada tiene su arte. Para que domines la preparación, sin desperdiciar una fortuna en la carnicería, investigamos los secretos que te ayudarán a hacer la más jugosa, suave y perfectamente sazonada.
 
 

Marinar o no marinar, he ahí la cuestión

 
Existe un debate sobre si marinar la carne ayuda a que sea más suave y jugosa. Según los conocedores ( aquí encuentras toda ia información), todo depende del tipo de corte de carne que utilices y del objetivo que tengas a la hora de marinar. (Blog: Jugosa o cocida: ¿Cuál es el mejor punto de la carne? Respuestas actuales a un debate histórico)
 
Si escoges cortes de carne con poca grasa como filetes, bisteces o cualquier tipo de carne a la que quieras añadirle sabor, la marinada ayuda a cumplir este propósito; sin embargo, en cuanto a piezas menos magras como el t-bone o el ribeye, lo mejor será sólo sazonarlas con sal y pimienta, ya que contienen la cantidad exacta de grasa, para tener un sabor espectacular sin ningún añadido.
 
Por lo regular, la marinada no penetra en la carne y se queda en la superficie, así que es muy recomendable añadir azúcares a las marinadas para que al momento de entrar en contacto con el calor formen una muy agradable capa caramelizada. Por ejemplo, puedes intentar con esta deliciosa marinada de cerveza y azúcar morena.
 
 

¿Cómo hacer que la carne quede jugosa y no se reseque?

 

1. El reposo es todo

 
Dejar reposar la carne es esencial para que el resultado sea una pieza jugosa, aseguran los expertos de la Sociedad de Parrilleros Mexicanos. La regla que proponen en este video es que se deje reposar el 20% del total del tiempo de cocción; es decir: si el corte estuvo 20 minutos en el asador, hay que darle una pausa de 4 minutos.
 
Para ayudarlas a recuperar los jugos, las piezas de carne pueden dejarse en un tazón o charola profunda. Lo ideal es taparla con papel aluminio con orificios, para conservarla caliente, pero hay que evitar que se genere vapor y se pierda la deliciosa costra. Después del tiempo indicado, todos los jugos estarán distribuidos dentro del músculo y la carne no se desjugará.
 

2. No cocinar de más

 
Un error clásico es que, por miedo a que la carne quede cruda, la cocinemos mucho más de lo que necesita. Con esto, lo único que conseguimos es que pierda la humedad y quede justo como una suela de zapato. (Blog: Carne de búfalo es suave, jugosa y saludable)
 
Para evitar que esto pase, lo ideal es utilizar un termómetro de carne (en este artículo aprenderás sobre dicha herramienta), nos ayudará a ser más precisos con los términos de cocción. Un "bien cocido" se obtendrá cuando la carne alcance 165 ºF de temperatura y un término medio-crudo, cuando llegue a 135 ºF.
 

3. Precalentar la parrilla

 
La chef Laura Hernández, productora de videos de recetas y amante de la carne, aconseja precalentar el asador o la parrilla antes de colocar cualquier tipo de carne, ya que de esta forma la proteína se sellará al contacto con la superficie caliente, lo cual provocará que el agua (los jugos) se queden dentro de la pieza y no se pierdan sobre el asador.
 
Fuente: Univisión