Alternativas de envases activos para productos listos para consumo

13 de Enero 2014
compartir
El consumidor moderno lleva una vida cada vez más ocupada, siempre yendo a algún lado, haciendo que cada vez le sea más difícil preparar sus alimentos desde cero. En lugar de ello, el consumidor de hoy en día se está inclinando por la rápida conveniencia de los productos cárnicos listos para consumir (RTE, por sus siglas en inglés), tales como “hot dogs”, algunos tipos de embutidos y albóndigas. En los Estados Unidos, el segmento de los alimentos RTE representa un mercado de $30 trillones de dólares.
 
Además de que este segmento cuenta con muchas innovaciones en la categoría de nuevos productos, la creciente popularidad de los productos RTE está conduciendo los avances tecnológicos en el envasado de alimentos y bebidas. El crecimiento de productos cárnicos RTE en los anaqueles de las tiendas también ha levantado la preocupación del consumidor sobre inocuidad alimentaria, sobre todo después de reportes de intoxicaciones con estos productos por Listeria monocytogenes.
 
Tan solo en los Estados Unidos los retiros de producto por presencia de Listeria en productos cárnicos RTE fue de más de 136 toneladas, según reportes del Departamento de Agricultura de aquel país. No obstante, recientes innovaciones en envasado de productos RTE presentan propiedades mejoradas de desempeño que brindan mayor conveniencia, consistencia de producto, más larga vida de anaquel y controles estrictos de inocuidad alimentaria.
 
Películas para hornear de vanguardia
 
No es de sorprender que la principal atracción de los alimentos envasados RTE sea su conveniencia. Son fáciles de preparar y servir, y la limpieza después de consumirlos virtualmente no existe. Sin embargo, mientras que parece muy sencillo preparar productos RTE en casa, el envase es todo menos simple. Las películas para hornear se usan como un material avanzado de envasado que emplea un sistema de polímeros extremadamente complejo y de alto desempeño, y están diseñadas para cumplir con varias medidas cruciales de desempeño:
  • Durabilidad extrema. Las películas para hornear deben de ser excepcionalmente durables para poder soportar los extremos de calor y frío. Deben de ser capaces de resistir rasgaduras y punciones externas durante el envío, almacenamiento, y el manejo en el punto de distribución, así como punciones del propio producto cuando se congela. Al final, estas películas son hechas para cocinar los alimentos en el hogar en hornos de microondas, y deben de tolerar temperaturas extremadamente elevadas -de hasta 204°C (400°F)- durante períodos prolongados. Esto requiere materiales mejorados de polímeros con puntos de fusión muy altos. En el lado opuesto del espectro, se requiere que las películas para hornear también puedan soportar el almacenamiento refrigerado, las góndolas de los supermercados y los congeladores de los hogares. Los materiales de envase para alimentos RTE deben de resistir cuarteaduras y deben de mantener la integridad y el desempeño del envase a bajas temperaturas, protegiendo a los productos cárnicos de daño que pudiera afectar negativamente el sabor.
  • Calidad y apreciación. Uno de los beneficios de los materiales avanzados de polímeros es que pueden permitir elaborar un envase transparente, dando a los consumidores una clara apariencia del producto, una poderosa herramienta que guía su decisión de compra en el punto de venta. Sin embargo, los productos perecederos típicamente son almacenados en cajas para refrigeración o congelación. El cambio repentino de temperatura puede causar que el envase se opaque, haciendo difícil de ver el producto en el interior. Las películas para horneado pueden incluir agentes antiniebla para brindar una buena visibilidad del producto en cajas refrigeradas, dando confianza al consumidor y actuando como un indicador intermedio de frescura.
  • Inocuidad alimentaria primero. En los Estados Unidos, las películas para horneado deben de cumplir con los estándares de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) del país para envases y sustancias de contacto con alimentos. Los materiales usados en el envasado de alimentos deben de consistir de solamente aquellos encontrados en la lista de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Generalmente Reconocidos Como Seguros (GRAS, por sus siglas en inglés), o aquellos materiales de contacto con alimentos aprobados individualmente por la FDA. El material debe de cumplir con las condiciones de uso. Estas condiciones contempla varios factores, incluyendo la fabricación del producto en sí que puede afectar el envase, como el contenido de grasa o ácido, así como las condiciones del almacenamiento refrigerado y las altas temperaturas de cocción. Al poder soportar las temperaturas de cocción de hasta 204°C (400°F), las películas para hornear aseguran que el producto puede ser preparado adecuadamente a alta temperatura, eliminando cualquier problema potencial de inocuidad alimentaria.
  • Protección de la marca. Las películas para hornear tienen una tarea más de envasado: Proteger la integridad de la marca. Con la ayuda de instrucciones simples y fáciles de seguir impresas en la parte externa del envase, las películas para hornear mantienen los productos frescos y húmedos durante el recalentamiento, permitiendo a los productos cárnicos RTE ser cocinados uniformemente y cumpliendo siempre con las especificaciones de calidad, conservando el sabor y la consistencia. Esto asegura la experiencia del mismo sabor que los consumidores esperan cada vez de las marcas más confiables.
Alternativas avanzadas de envasado
 
Las películas para hornear son solo un tipo de material avanzado. Los avances en inocuidad alimentaria han llegado muy lejos con productos de envases activos e inteligentes que brindan protección antimicrobiana y reducen la humedad y los niveles de oxígeno.
 
Los niveles de alta humedad pueden crear condiciones favorables para el crecimiento bacteriano, y pequeños paquetes o bolsitas de disecadores han sido usados para control de humedad y oxígeno en envasado de productos por años. Sin embargo, materiales mejorados actualmente en desarrollo integran los disecadores dentro del polímero mismo, resultando en un envase que puede disuadir el crecimiento bacteriano por sí mismo.
 
Otra tendencia reciente en envasado de alimentos son las películas antioxidantes que incluyen extractos naturales de plantas, como los inherentemente antimicrobianos aceites extraídos de especias y hierbas tales como la canela, orégano, semillas de mostaza y tomillo. Cuando estos aceites esenciales sin incorporados en la película, brindan protección efectiva contra varias bacterias sin temor a la migración hacia el producto alimenticio.
 
Entrando en la tendencia de materiales de envasado naturales con base en plantas, algunos extractos antimicrobianos de plantas, cuando son usados en combinación con ciertas proteínas y grasa, están siendo usados para desarrollar envases comestibles para productos RTE. La película comestible inhibirá el crecimiento de bacterias que causan intoxicaciones alimentarias sin el riesgo de efectos dañinos por su ingestión.
 
Determinando la solución correcta
 
La vida tan agitada de los consumidores ha hecho a la conveniencia una característica central en las opciones de compra de alimentos –resultando en un crecimiento sin precedentes en el mercado multibillonario de productos RTE. Este crecimiento, a cambio, ha incrementado las innovaciones en envasado tales como los envases para hornear y las alternativas de envases activos/inteligentes. Estos mejoramientos en opciones de envase brindan un rango de beneficios para los dueños de las marcas y los consumidores. Los recientes envases durables de películas para hornear y para productos RTE extienden la vida de anaquel, con mayor inocuidad alimentaria y menos desperdicio de producto.
 
Cumpliendo con los estándares de la FDA para envases de contacto directo con alimentos, las películas para hornear mejoran la seguridad y tranquilidad del consumidor. Además, estos envases están diseñados para resultar en menos enfermedades transmitidas por alimentos y retiros voluntarios de producto, ayudando a conservar la reputación general del producto. 
 
Conforme la durabilidad, inocuidad, calidad de producto y conveniencia de las películas para hornear –y formatos similares- se hacen más críticos para la comercialización de los productos cárnicos, los procesadores que buscan las películas para horneado más innovadoras deben de trabajar muy cercanamente tanto con proveedores de materiales como con proveedores de equipo para asegurar el éxito continuo de estos formatos de envase.