Aprende a maridar vino y queso con estos consejos

21 de Junio 2021
compartir

Por siglos, el queso y el vino se han servido a la para para encantar hasta los paladares más finos. Los dos sabores son totalmente opuestos, sin embargo es por esas diferencias que hay entre el sabor de la proteína (queso) y la acidez del vino lo que hacen que se lleven muy bien. Aquí te presentaremos los mejores maridajes de vino y queso para que tú mismo seas juez.

 

Maridajes con queso Brie, Tomme y otros quesos cremosos

 

Se caracterizan por ser suaves y cremosos con una corteza que es totalmente comestible. Su textura mantecosa dejará rastros de proteína en tu lengua, por lo tanto, los mejores vinos para maridar con estos quesos son aquellos que pueden ser utilizados como limpiadores o restauradores de paladar, debido a su acidez, su carbonatación o su tanino. Al ser quesos con sabores delicados, se recomienda maridar con vinos de sabor delicado de igual manera inclinándose a los afrutados (Chardonnay, Pinot Noir, vinos Espumosos, vino Riesling Schiava seco, entre otros.)

 

Maridajes con Chévre y otros quesos de cabra

 

Los quesos de cabra son únicos por su frescura y sabores un poco más agrios o terroso que puede cambiar dependiendo cuanto este añejado. Un sabor intenso como el de estos quesos se debe maridar, obviamente con vinos intensos, particularmente con aquellos que hayan sido añejados con roble que le añadan al vino un poco de oxidación. El Sauvignon Blanc, Chenin Blanc, Vino de Naranja o una Mezcla Bordeaux (Cabernet-Merlot) son buenas opciones.

 

Maridajes con quesos suizos y otros quesos almendrados

 

Son quesos firmes o semi-firmes con texturas cremosas y un distintivo sabor almendrado o a nuez. Dada su versatilidad y su estilo único, es fácil maridarlo con una gran variedad de vinos. Sin embargo, para maridarlo perfectamente con blancos con toques dulces, un poco amargos y una acidez moderada, como el Riesling, Pinot Gris, Syrah, Madeira o Porto.

 

Maridajes con queso manchelo y otros quesos de oveja

 

Quesos firmes, mayormente de España y Portugal, que tienen mucha flexibilidad para maridarse con muchos vinos. Básicamente, no te puedes equivocar. Intenta combinarlos con vinos provenientes de la península Ibérica como el Verdejo, Cava Rosé, Tempranillo, Vinho Verde, Garnacha o Alicante Bouschet.

 

Artículo tomado del siguiente enlace.