Cómo la digitalización ayudaría a reinventar el campo

18 de Julio 2022
compartir
Digitalización reinventa el campo
La digitalización reinventa el campo en muchos aspectos como a controlar los costos. Foto: news.agrofy.com.ar

La digitalización es un térmico que ha entrado de a poquito al sector agropecuario, especialmente en las últimas décadas. Conozca qué significa este término, cuál es el alcance que tiene y cómo puede mejorar el sector agropecuario de Colombia.

 

La Real Academia Española (RAE), explica que digitalizar significa convertir o codificar en número dígitos datos o informaciones de carácter continuo como una imagen fotográfica, un documento o un libro. (Lea: Cuál es el alcance de la revolución digital en el agro)

 

Entonces la pregunta de muchos es cómo puede la digitalización ayudar a reinventar el campo sin romper con aquella tradición que merece ser conservada, pues se habla de un sector que persiste la idea bucólica, como lo menciona Javier Peinado Rodríguez en un artículo.

 

Este autor dice que la digitalización puede ayudar ‘en todo’ al campo, pues la innovación tecnológica está más cerca del campo de lo que se piensa.

 

Cada día, nos atreveríamos a decir, cada hora, surgen nuevos modos, nuevas aplicaciones de la tecnología que resultarían válidas”, menciona Peinado Rodríguez, quien agrega que, la digitalización no es, ni para el campo ni para ningún otro sector, una opción sino una necesidad.

 

En un análisis concreto, en el sector agroganadero, no sumarse a esta revolución significa la lenta agonía de las zonas rurales, la emigración de jóvenes formados y el abandono de las explotaciones.

 

Hay elementos esenciales que suponen viento de cola para la digitalización como los siguientes:

 

- Ayudaría a controlar costos mejorando la eficacia de cada uno de los procedimientos que se desarrollen, con lo que los estrechos márgenes con los que el agricultor y el ganadero juegan ahora mejorarían por esta vía.

 

- Permitiría reducir el impacto ambiental y el uso de los recursos naturales, lo que, de nuevo, se reducirían los costos, a la vez que mejorarían los rendimientos y se cumplirían los parámetros de producciones sostenibles.

 

- Podría aplicarse desde ya, puesto que parte de los programas informáticos, aplicaciones, sistemas e instrumentos ya están en uso o en desarrollo en otros lugares, y de partida se podría usar para luego ir desarrollando una tecnología propia o mejorando la que existe.

 

- Abriría la puerta al relevo generacional, puesto que ahora el campo puede ser poco atractivo para las personas jóvenes, que no ven el futuro, pero si se impone un cambio tecnológico donde puedan aplicarse conocimientos avanzados, esta perspectiva se modificaría radicalmente.

 

- Respondería mejor a las demandas de un consumidor cada vez más exigente con la trazabilidad y la calidad, ya que sería posible poner en evidencia el valor añadido de procedimientos respetuosos con el medio ambiente, eficientes en el uso de los recursos y vinculados a tradiciones y territorios perfectamente identificable.

 

- Supondría un elemento de fijación de población, ya que un campo rentable significaría una inyección de renta a las zonas rurales, mejorando la capacidad de gasto de sus habitantes, y a la vez todos los sistemas digitalizados demandarían servicios de respaldo y mantenimiento que se traducirían en nuevos empleos.

 

El autor dice que estas seis claves responden a la pregunta de en qué mejoraría la digitalización el campo. Además, menciona que sería una afectación de todos los procesos y en todas las etapas del trabajo del agricultor y el ganadero, con lo que el campo a desarrollar no tiene limitantes, al menos que pueda verse ahora. (Lea: 5 razones por las que la digitalización del sector agro es imparable)

 

Así por ejemplo, el uso de drones, constituye hoy uno de los ámbitos en plena ebullición, con el uso de ortofotos y sistemas de información geográfica, combinados con sensores, que posibilitan conocer el grado de humedad del suelo para controlar el momento idóneo de la siembra y para regular eficazmente los sistemas de riego, y también para detectar precozmente plagas, conocer la maduración exacta de la cosecha, localizar las zonas con mejores pastos en cada instante, calibrar el uso de fertilizantes y el momento de aplicarlos.

 

En lo que se refiere al ganado, además de usar drones para localizar las mejores zonas de pastos, se ensayan sistemas de pastoreo a través del móvil, donde el ganado porta un collar o un crotal dotado de un software que envían impulsos eléctricos que actúan en modo de ‘pastor virtual’ para conducir a los animales al lugar deseado. (Lea: Así es la digitalización del proceso de pasteurización de la leche)