Comprar carne en los expendios formales, un asunto de sanidad familiar

23 de Abril 2013
compartir
El expendio como el lugar en dónde se compra uno de los alimentos más importantes para el consumo humano como es la carne de res, debe contar con unas condicionas mínimas de higiene e inocuidad que le generen al consumidor la confianza de que el producto que está comprando cumple con las características esenciales para la nutrición de la familia.
 
· Uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger el expendio de confianza es analizar las neveras: identificando la temperatura de las mismas la cual no debe ser mayor a 4 grados centígrados. (Blog: Claves para saber si la carne que compra está blanda o tierna)
 
· La limpieza del local, no debe verse rastros de presencia de plagas ni moscas etc.
 
· La iluminación de las áreas de trabajo y la separación de las mismas es decir, la manipulación del dinero y facturas con la manipulación del producto y de su empaque y porcionado. 
 
·       Si el expendio vende productos cárnicos de otras especies, estos deben estar separados en diferentes neveras o diferentes espacios de la nevera mostrador; nunca mezclados
 
·       Los utensilios para corte, porcionado deben estar siempre limpios y desinfectados, al igual que el personal siempre debe utilizar dotación de protección y de higiene personal (cofia, tapabocas, delantal y guantes. (Blog: La maduración de la carne empacada al vacio)
 
Todos los productos sin importar el empaque en el que están deben tener etiqueta con mínimo la siguiente información:
 
·       Fecha de vencimiento
 
·       Tiempo de maduración
 
·       Frigorífico del que proviene el producto.
 
·       Nombre del corte.
 
Recuerde que el expendedor debe ser un asesor a la hora de comprar la carne; siempre pregunte qué tipo de corte es el ideal para la receta o plato que piensa preparar; recuerde que no todos los cortes de la canal bovina tienen los mismos usos culinarios ni los mismo métodos de cocción.  Así que el expendedor debe estar en la capacidad de brindarle asesoría para que saque el mayor provecho y rendimiento del producto.
 
La carne es una fuente importante de proteínas de alto valor biológico, de vitamina B12, hierro, potasio, fósforo y zinc. Debido a su gran importancia para nuestro cuerpo, es muy imprescindible saber elegir a la hora de ir al supermercado o a la carnicería. (Blog: Carnes marinadas, otra alternativa de carnes maduradas en el mercado)
 
A continuación mencionamos una guía para la compra de carne en expendios que cumplan con las condiciones necesarias de higiene:
 
• Siempre busque carne de res de color rojo cereza brillante, los colores café o negruzco pueden significar que la carne empieza a deteriorarse. Pero si se anuncia como ternera esta no debe ser rojo brillante, sino de color casi blanco o ligeramente rosa, parecida al color de la carne de cerdo.
 
• Si la compra en bandeja plástica, compruebe que la misma esté intacta y no tenga ningún daño. La carne debe estar fría y debe estar envuelta de forma segura en la bandeja.
 
• La bandeja o la bolsa al vacío no debe presentar un desjugue importante. Podría significar que se rompió la cadena de frío y la temperatura de la carne superó la deseada (siempre inferior a 4 grados centígrados). Esto hará que el sabor de la carne sea de calidad inferior.
 
Si va a hacer varias compras de alimentos u otras mercancías, nunca compre la carne al principio, déjela para el último. Los expendios deben exhibir la carne bien fría y una vez que usted la escoja y adquiera, la responsabilidad de mantenerla fría por su vida útil e inocuidad pasa a ser suya.
 
 • Si puede informarse del grado de calidad de la carne o las características de la marca comercial que va a adquirir, mucho mejor. Pregúntele al gerente del supermercado, expendio o a su proveedor la procedencia del producto (Frigorífico donde se sacrificaron los animales). 
 
Es importante tener en cuenta que una vez adquirida, la carne hay que conservarla en frío. Hay que lavarse las manos antes y después de tocar la carne cruda para evitar contaminaciones bacterianas.