Control de la humedad del suelo: un factor clave

30 de Agosto 2021
compartir

Unos niveles suficientes de humedad del suelo son una condición importante para la formación adecuada de las plantas y el alto rendimiento de los cultivos.

 

Para la planta, el agua no sólo sirve como agente de restauración de la humedad, sino también como regulador de la temperatura. En el proceso de termorregulación, la planta evapora hasta el 99 % del agua obtenida, utilizando sólo entre el 0,2% y el 0,5% para la formación de la masa vegetativa. Por lo tanto, es fácil comprender que la planta tiene diferentes necesidades de humedad según las condiciones climáticas y las etapas de crecimiento.

 

Una cantidad específica de agua viene en forma de vapor de agua condensado y depende del clima, la topografía, el tipo de vegetación, así como de las condiciones hidrogeológicas. La capa de agua se mide en mm (milímetros): 1 mm de precipitación por 1 ha (hectárea) corresponde a 10 toneladas de agua. Como resultado, la tarea clave de un agricultor es maximizar la acumulación, el almacenamiento y el uso eficiente de la humedad. Por supuesto, sigue siendo un desafío y por lo tanto requiere un esfuerzo y trabajo adicional.

 

La importancia del contenido de humedad en el suelo para una agricultura eficiente

 

Ninguno de los procesos físicos en la atmósfera y el medio ambiente puede ocurrir sin agua en el planeta Tierra. La humedad del suelo depende de las precipitaciones, la intensidad del consumo de agua por parte de las plantas o la temperatura del aire, entre otros factores. Unos niveles de humedad del suelo apropiados son de gran importancia para el rendimiento, por lo tanto, las plantas no crecerán y se desarrollarán con una humedad del suelo insuficiente. El agua tiene otros propósitos, que son los siguientes:

 

  • Los niveles de humedad del suelo afectan al contenido de aire, la salinidad y la presencia de sustancias tóxicas.
  • Regula la estructura, ductilidad y densidad.
  • Influye en la temperatura y la capacidad térmica
  • Evita la erosión del suelo
  • Determina la disponibilidad de los campos para ser trabajados

 

Parámetros clave de la humedad del suelo

 

El nivel de agua en el suelo se expresa como la relación entre la cantidad de agua y el peso del suelo seco (también puede ser expresado como un porcentaje). En 2010, la Organización Meteorológica Mundial añadió la humedad del suelo a la lista de las 50 variables climáticas esenciales que se recomienda observar de forma periódica.

 

El contenido de humedad del suelo es un valor que determina la cantidad de agua en una cierta cantidad conocida de suelo; puede expresarse como porcentaje, agua por peso o volumen, o pulgadas de agua por pie de suelo.

 

El potencial de humedad del suelo o la tensión de humedad del suelo muestra el grado en que el agua se aferra al suelo. Se expresa en unidades de presión llamadas bares. Por lo general, cuanto más seca esté la tierra, más agua absorberá.

 

El agua disponible para las plantas (sus siglas en inglés, PAW) es la cantidad de agua disponible para una planta en un momento dado. El agua disponible es la diferencia entre la cantidad máxima de agua que puede contener el suelo y el punto de marchitamiento en el que la planta ya no puede extraer agua. Se expresa en pulgadas de agua disponible por pie de suelo.

 

La relación entre el contenido y el potencial no es universal, depende de características como la densidad y la textura. Basándose en el valor del PAW, el agricultor puede elaborar el plan de riego. Pero, ¿qué métodos para determinar el contenido de humedad del suelo existen?

 

Para qué se usa la humedad del suelo en la monitorización del campo

 

  • Determinar las fechas de siembra; por ejemplo, las semillas de colza no se sembrarán (se ignoran las fechas de siembra) en tierra seca (si no está suficientemente humedecida)
  • Pronóstico y vigilancia de los períodos de sequía (los indicadores de la humedad atmosférica junto con la humedad del suelo)
  • Los agricultores no utilizarán maquinaria pesada en el campo, ya que podrían atascarse en el barro si el terreno está excesivamente húmedo.
  • Cobertura. El nivel de agua se determina con el índice de humedad. Cuando la humedad natural del suelo está por debajo del nivel adecuado y no se puede conseguir llegar al nivel requerido mediante riego, es hora de ponerse en contacto con las compañías aseguradoras.

 

Texto original en el siguiente enlace.