Cortes de carne: el T-Bone

16 de Agosto 2016
compartir
Es de todos sabido que la carne no se corta de la misma forma en todos los países y ni siquiera los cortes tienen los mismos nombres. Hoy quiero hablaros de un corte de carne: el T-bone que no se suele encontrar en las carnicerías españolas, y que a mí me parece una maravilla. (Blog: Bromatología y tecnología de los alimentos: desposte y consumo de carne)
 
El T-bone, como indica su nombre en inglés, es un corte especial de la carne que incluye un hueso en forma de letra T. Este corte es muy frecuente tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos y se caracteriza por hacerse de forma transversal a las costillas, de forma que en el T-bone se incluyen dos piezas de carne distintas, una a cada lado del hueso.
 
Es de todos sabido que la carne no se corta de la misma forma en todos los países y ni siquiera los cortes tienen los mismos nombres. Hoy quiero hablaros de un corte de carne: el T-bone que no se suele encontrar en las carnicerías españolas, y que a mí me parece una maravilla
 
El T-bone, como indica su nombre en inglés, es un corte especial de la carne que incluye un hueso en forma de letra T. Este corte es muy frecuente tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos y se caracteriza por hacerse de forma transversal a las costillas, de forma que en el T-bone se incluyen dos piezas de carne distintas, una a cada lado del hueso. (Blog: Los 9 cortes de carne argentina que no te pueden faltar para que tu asado sea un éxito)
 
Forma de cocinar un T-Bone
 
Esta pieza de carne se suele cocinar en parrilla, ya sea en las brasas de una barbacoa o en una parrilla eléctrica. Por supuesto en una buena carmela o sartén acanalada se puede hacer perfectamente e incluso se puede hacer una cuadrícula girando la pieza 90 grados a la mitad de lo que dejéis cada cara en el fuego.
 
La sal se debe añadir al dar la vuelta a la carne. Aproximadamente serán necesarios 3 minutos por cada lado, para que la carne quede poco hecha, y 4 para que esté al punto. Si se desea, se puede espolvorear con un par de vueltas de pimienta negra recién molida.
 
Acompañada de unos pimientos del piquillo pasados también por la parrilla, está deliciosa y es un placer poder combinar dos piezas de carne tan excelentes en un solo plato al poder disfrutar del solomillo y el entrecot de lomo de una vez. ¿A que tiene buena pinta este corte de carne? Ya sabes, si lo ves, no dudes en pedir un T-bone Steak. (Blog: Carne natural: la gran apuesta paraguaya)
 
Lea el texto original en este enlace.