El cambio climático obligará a los pequeños agricultores a cambiar de cultivo: expertos

11 de Julio 2022
compartir

Los pequeños agricultores de todo el mundo que cultivan cultivos sedientos como el maíz se enfrentarán a un enorme desafío de adaptación a medida que los efectos del cambio climático empeoren en los próximos años, advirtieron expertos.

 

N de R: El presente blog de Mundo Agropecuario, publicado el 12 de diciembre de 2021, trae interesantes elementos de análisis a propósito del modelo agrícola y la reducción de la ganadería bovina que tiene proyectado el Gobierno electo de Gustavo Petro y que ha explicado Cecilia López, la futura ministra de Agricultura de dicho gobierno.

 

En un informe publicado antes de la inauguración de la conferencia climática de la ONU en Glasgow, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) dio la voz de alarma después de encargar un estudio sobre la agricultura en el sur y este de África.

 

Las cosechas de cultivos básicos en ocho países podrían caer en picado hasta en un 80 por ciento para 2050 a medida que se acelera el calentamiento, proyecta el informe.

 

«Esto podría tener un impacto catastrófico en la pobreza y la disponibilidad de alimentos a menos que haya una inyección urgente de fondos para ayudar a los agricultores vulnerables a adaptar cómo y qué cultivan», dijo.

 

El estudio fue realizado por la Universidad de Ciudad del Cabo, que analizó el impacto climático en la agricultura en Angola, Lesotho, Malawi, Mozambique, Ruanda, Uganda, Zambia y Zimbabwe.

 

Proyectó un aumento de temperatura de alrededor de dos grados Celsius (3.8 grados Fahrenheit) para 2069, y hasta 2.6 ° C en algunos lugares.

 

«Los ocho países analizados son muy diferentes, sin litoral, costeros, montañosos o semiáridos, pero las conclusiones son repetidas y sombrías», dijo el FIDA, una agencia especializada de la ONU.

 

«Las lluvias serán más escasas, pero también más erráticas, con inundaciones repentinas que amenazarán los cultivos y la estabilidad del suelo», dijo.

 

El maíz requiere mucha agua para crecer, lo que aumentará la presión sobre los agricultores para que cambien a variedades que maduren antes, o para que cambien a cultivos más resistentes como mandioca, maní, frijoles, sorgo y mijo.

 

Pero cambiar a cultivos diferentes es más fácil de decir que de hacer, ya que puede haber fuertes preferencias de mercado, dijo el FIDA.

 

Los agricultores también enfrentan muchos obstáculos financieros y técnicos al contemplar un cambio, desde el asesoramiento sobre semillas y la adquisición de nuevas herramientas hasta el procesamiento y almacenamiento de cultivos para evitar el deterioro.

 

En 2015, los países ricos prometieron reunir $ 100 mil millones en ayuda climática para las naciones más pobres anualmente para 2020.

 

Ese objetivo que sigue sin cumplirse y que en todo caso está muy por debajo de lo que se necesitará, según el informe.

 

Se estima que las economías menos desarrolladas requieren entre $ 140 y $ 300 mil millones anuales para 2030 para combatir el impacto del cambio climático.

 

En la actualidad, de cada $ 18 comprometidos para combatir el cambio climático, solo $ 1 se gasta en adaptación; el resto se destina a reducir las emisiones de carbono que causan el problema.

 

Tomado de Mundo Agropecuario. 13/12/2021