El futuro de la ganadería en la Unión Europea: mejorar la sostenibilidad

26 de Octubre 2020
compartir

La Comisión Europea ha publicado el "Estudio sobre el futuro de la ganadería en la UE: ¿Cómo contribuir a un sector agrícola sostenible?", para participar en el debate sobre la sostenibilidad del sector ganadero.

 

El estudio destaca la importancia de la ganadería y los desafíos a los que se enfrenta en cuanto a sostenibilidad e impacto ambiental. En 2017, el valor de la producción ganadera y sus productos en la EU-28 fue de 170 mil millones de euros, un 40 % de la facturación agrícola total. La EU-28 produjo 47 millones de t de carne en 2017, siendo el 50 % de carne de cerdo, 31 % de carne de aves de corral, 17 % de vacuno y 2 % de carne de ovino y caprino. La carne de cerdo es la proteína animal de elección en las dietas europeas, con un consumo anual de 31,3 kg per cápita.

 

Retos ambientales

 

En 2017, el sector agrícola de la EU-28 generó el 10 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI) de la región, mucho menos que la industria (38 %) o el transporte (21 %). Casi la mitad de las emisiones agrícolas que surgen dentro de la UE provienen de la fermentación entérica (principalmente de rumiantes) y la gestión de estiércol (todo el ganado). Una vez que se incluyen las emisiones relacionadas con la producción, el transporte y el procesamiento de piensos, el sector ganadero es responsable del 81-86 % de las emisiones de GEI agrícolas.

 

Las emisiones de GEI agrícolas de la EU-28 cayeron un 24 % entre 1990 y 2013, impulsadas por la disminución del número de cabezas de ganado y las mejoras en la productividad. Se pueden lograr mayores reducciones en las emisiones a través de medidas como un mayor uso de leguminosas, un uso más inteligente del estiércol, un mejor manejo y salud del ganado y cambios en las prácticas de alimentación.

 

Mirando al futuro

 

El informe pide la reducción de los efectos negativos de la ganadería sobre el medio ambiente y la biodiversidad. La Unión Europea probablemente no podrá cumplir con los compromisos asumidos en la COP 21 y lograr la neutralidad de carbono en 2050 es muy ambicioso. La agricultura y, en particular, la ganadería son en parte responsables de esto, ya que representan una fuente importante de GEI.

 

La reconexión de la producción ganadera y agrícola ofrece enormes oportunidades para desarrollar sistemas agroalimentarios más eficientes, eliminar pérdidas mediante el reciclaje de biomasa entre sectores, reducir las emisiones de GEI y contribuir a la eliminación de CO2 de la atmósfera, recuperar la calidad de los ecosistemas y garantizar la seguridad de los recursos y la adaptación al clima.

 

Vías para mejorar la sostenibilidad de la ganadería

 

En términos generales, la sostenibilidad de la ganadería podría mejorarse de tres maneras: (a) mediante mejoras de eficiencia, (b) sustitución de insumos de alto impacto por alternativas de menor impacto, y (c) a través de un importante rediseño de los sistemas agrícolas que implica cambiar de un enfoque lineal a un enfoque circular. En los sistemas de porcino, pollos y huevos, la tasa de mejora genética del índice de conversión podría ser menor en el futuro que en el pasado debido a límites biológicos y problemas de bienestar animal. Reducir la mortalidad de los lechones y desarrollar una alimentación de precisión contribuirá a la eficiencia.

 

El número de lechones producidos por cerda al año aumentó de 16,4 a 20,6 entre 1970 y 2016 y el índice de conversión (IC) de los cerdos disminuyó de 3,80 a 2,37 en el mismo período. La mejora más lenta de lo previsto en el IC representa un efecto de rebote: la mejora genética ha reducido el IC a un peso determinado, pero esto también ha llevado a aumentos de peso en el sacrificio, compensando las reducciones en el IC. La tasa de mejora en el IC de los cerdos podría ser menor en el futuro que en el pasado debido a que obstáculos prácticos (como las limitaciones del entorno de producción), preferencias de los consumidores (por ejemplo, transgénicos) y problemas de bienestar animal pueden limitar las mejoras futuras en el rendimiento de los cerdos. Sin embargo, la alimentación de precisión podría reducir la excreción de nutrientes en aproximadamente un 20% en el engorde. 

 

Texto original en el siguiente enlace.