¿Eres más de pastrami o de roast beef? Estas son las diferencias entre ambas carnes

11 de Julio 2022
compartir
roast beef
El roast beef y el pastrami son productos estrellas en sándwiches. Foto: Pixabay

El mundo de los sándwiches es un universo en el que perderse -gustosamente- de la gran variedad que ofrecen. Desde el mítico sándwich mixto o sándwich vegetal a los más impresionantes y elaborados emparedados procedentes de otras culturas que supone un auténtico placer descubrir.

 

Si eres amante de estas piezas de comida rápida no dudamos ni un segundo que en más de una ocasión habrás encontrado en la carta de tu sandwichería favorita algunos emparedados hechos a base de carne de pastrami o roast beef. Y aunque aparentemente pueden dar lugar a la confusión, existen matices muy claros entre ambos tipos de carne. 

 

 

Desde el origen hasta el corte

 

Aunque tengamos la imagen del típico sándwich americano de pastrami, este tipo de carne tiene su origen en Rumanía, aunque a finales del siglo XIX la población rumana judía introdujo este producto en los Estados Unidos. En un primer momento llegó el pastrami de cordero, aunque lo hizo el de vacuno, el más conocido.

 

Por su parte, el roast beef o rosbif es un tipo de carne de origen inglés que data del siglo XVIII y que con el paso de los años se ha hecho muy popular en otros países como Estados Unidos, Canadá, Australia o Sudáfrica.

 

Mientras que el pastrami es carne de ternera elaborado con la falda o partes similares del animal el rosbif está hecho a partir de diferentes cortes del buey, como el solomillo.

 

El proceso de elaboración del pastrami es más complejo que el del roast beef. Para crear el pastrami, la carne primero se cura, luego sazona y más tarde se ahuma. El pastrami se sirve cortado en lonchas finas como si fuese chacina o embutido.

 

En cuanto al rosbif, la carne se sazona y se cocina en el horno durante unos 20 minutos aproximadamente. A la hora de servir se cortan lochas más gruesas que el pastrami.

 

 

Con qué comer cada carne

 

Ambos ingredientes son estrellas en los sándwiches aunque el maridaje de ambos suele ser bastante diferente. Por su parte, el sándwich pastrami que nació en Nueva York 2n 1888 se suele preparar en pan de centeno y a la carne le acompañan queso suizo, pepinillos dulces, mayonesa y mostaza Djon.

 

Por su parte, el clásico sándwich de roast beef se suele preparar en pan de hamburguesa y se cubre con salsa barbacoa y queso derretido. Además se puede añadir a la receta lechuga, tomates, mostaza y rábano picante. Este sándwich se puede servir frío o caliente indistintamente.

 

Pero no solo de sándwiches viven el pastrami y el roast beef, también podemos encontrarlos -especialmente en Estados Unidos- combinados con otros ingredientes en cualquier comida del día. Mientras que el pastrami suele servirse con ensalada de col, patatas, queso, huevos o espárragos, el roast beef se puede encontrar con purés, champiñones, zanahorias, remolacha, judías verdes o calabaza.

 

Sea como fuere y prefieras tomar esta carne bien en sándwich o bien en plato maridada con diferentes ingredientes, seguro estamos seguros que ya te ha conquistado el paladar. ¿Eres más de pastrami o de roast beef? 

 

Fuente: 20minutos