La carne de res de Argentina, una de las más apetecidas

25 de Enero 2016
compartir
Otras de las actividades primarias más importantes de nuestro país, es la actividad ganadera.  Por su gran expansión a lo largo del territorio, existen áreas en las que es más común la cría de una especie y raza que otra.
 
Tal es el caso de la región pampeana, la Mesopotamia y Chaco en donde los vacunos son los animales más frecuentes para la cría, representando más del 50 % de las existencias totales de ganado.
 
En importancia, el segundo ganado es el ovino, localizado especialmente en las provincias patagónicas y Buenos Aires, La pampa y la mesopotamia y se utiliza para la producción textil y en menor medida, para la producción de carnes para el mercado interno.
 
En las zonas áridas del noroeste y oeste de nuestro país, se utiliza la ganadería ovina, siendo importante además la presencia en las mismas áreas del ganado caprino y los camélidos.
 
Por su parte, en el área este de la Argentina, encontramos la cría del ganado equino y porcino.
 
En cuanto al ganado bovino, se destina fundamentalmente para la producción de carnes para abastecer tanto al mercado interno como al externo, y en menor medida se destina a la obtención de cueros y grasa. (Lea: Comer carne roja es bueno)
 
Se podría afirmar, que la cría de este ganado, hacia fines del siglo XIX cobra impulso debido a la orientación que toma la producción: satisfacer de carnes de alta calidad a los países europeos que lo estaban demandando.
 
Sin embargo, hay una serie de razones que hicieron posible que esta producción aumentara notablemente hasta la década de 1980.
 
Entre ellas podemos citar las mejoras en la producción, que incluían la cría de nuevas razas, una mejor alimentación de los vacunos, la delimitación entre áreas propiamente utilizados para la cría y las otras para engorde. Además debemos sumarle el cuidado sanitario de los animales.
 
Años después, disminuyó notablemente esta producción debido a la pérdida de interés de nuestras carnes por parte de mercado internacional y además porque comenzó a reemplazarse esta producción, en algunos casos, por la producción agrícola (con gran énfasis en la región pampeana). Sin lugar a dudas, otro hecho se sumó a esta disminución: la presencia de brotes de aftosa, enfermedad que repercute de manera directa y negativa a las exportaciones nacionales. Recién en 1997, el país se declara libre de aftosa en la producción ganadera.
 
Distribución espacial de la actividad
 
Con respecto a la actividad ganadera, la región pampeana es la más importante del país, ya que aglutina el mayor número de cabezas de ganado bovino, porcino y equino y por supuesto la mayor producción de carne y leche.
 
Esta actividad esta favorecidapor el clima templado y los pastos tiernos de las praderas, que facilitan la cría a campo sobre pasturas naturales o estimuladas por medio de cultivos de forrajeas, como la alfalfa destinado al engorde de los animales. Además de esto, gracias a los controles sanitarios, nutricionales y reproductivos, se ha logrado refinar las razas y apuntar hacia una mayor cantidad y calidad de la producción.
 
Es por esto que hoy la Argentina ocupa el quinto lugar a nivel mundial, en cuanto al número de cabezas de ganado bovino, como productora de carne, encontramos a las razas Hereford, la Shorthorn y la Aberdeen Angus y para la leche, es la Holando argentino.
 
Sin embargo, en los últimos tiempos se intensificó lo que se conoce como feed lot (práctica del engorde en establos con alimentos balanceados).
 
La especialización en esta actividad ganadera de la región pampeana logra distinguir a la misma en diversas áreas. Una de ellas es aquella que se encuentra en los campos de pastos de baja calidad, y especializa en la Cría, ya que son áreas de falta de agua o caso contrario zonas inundables. Por ejemplo en la cuenca del Río salado. (Lea: Términos de cocción de la carne teniendo en cuenta el corte)
 
Por otra parte, las zonas de mejores tierras, se destinas al engorde de los animales o también llamada invernada. En estas zonas se llevan los terneros de 8 o 9 meses de edad y se los mantiene hasta que llegan a los 450 Kg., luego son destinados a los frigoríficos.
 
Si se realizan estas dos actividades mencionadas (cría e invernada) anteriormente en conjunto o esa última combinada con la agricultura estamos en presencia de zonas mixtas.
 
Y por último encontramos aquellas zonas, que se encuentran en las cercanías de los principales centros urbanos, denominadas zonas lecheras, la más importante en nuestro país en la denominada cuenca lechera, y abarca centro-oeste de la provincia de Santa Fe y centro- este de la provincia de Córdoba.
 
En cambio, en las áreas extrapampeanas se desarrolla una ganadería marginal, ya que predominan razas criollas cuya rusticidad les permite adaptarse al medio natural.
 
En el norte del país, el cebú fue introducido mediante el cruzamiento con otras razas y se han logrado ejemplares resistentes a condiciones hostiles.
 
En cambio en la región patagónica, encontramos la cría extensiva de ovinos, por las condiciones de adaptabilidad que presentan. Este ganado se orienta principalmente hacia la producción de carnes y lanas.
 
En el norte del país y en la zona cordillerana, se practica la cría de camélidos como la vicuña, la llama y la alpaca, que ofrecen una lana muy fina.