La leche, fundamental desde la infancia hasta la madurez

25 de Junio 2019
compartir
La leche es una gran amiga de la infancia: en el desayuno, en la lonchera o antes de dormir, la leche siempre estará presente en la vida de los niños, ayudándoles en su proceso de crecimiento y desarrollo.
 
Pero su importancia no termina allí: en todas las etapas de la vida, el consumo de leche puede ayudar a las personas a tener una mejor calidad de vida y a enfrentar etapas difíciles como la menopausia y el envejecimiento.
 

 

Te contamos más sobre el consumo de leche, a continuación:
 
 
Bondades de la leche
 
 
La salud de los dientes, los huesos y el corazón se pueden beneficiar con la toma diaria de leche. Y es que este alimento, consumido por el ser humano desde tiempos inmemoriales, le ha proveído los componentes necesarios para mantener una dieta saludable y una mejor calidad de vida.
 
 
La leche es una importante fuente de nutrientes como calcio, zinc, hierro, proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas A y B fósforo y un largo etcétera, ayudará a un niño pequeño en su proceso de crecimiento y lo hará más fuerte y resistente a enfermedades.
 
 
Otras ventajas de la leche se manifiestan en la madurez: se cree que quienes tomaron leche de pequeños, tienen menos posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y sufrir un infarto en la edad adulta (ver estudio). Además, quienes incluyeron la leche en su dieta desde temprana edad, comían más frutas y verduras y hacían más ejercicio en el futuro.

 

 
Como fuente de nutrientes, la leche puede ayudar también al cuidado de los dientes, al fortalecimiento de los huesos y al cuidado de la salud cardiovascular.

 

 
Para las mujeres, tomar leche desde temprana edad es fundamental, pues sus propiedad a enfrentar los efectos secundarios de etapas tan importantes como el embarazo, lactancia y menopausia.

 

 
Finalmente, la leche estimula la producción de serotonina, un componente que ayuda a conciliar el sueño y a disminuir la ansiedad (por eso, muchos se toman un vaso de leche antes de dormir).
 
 
Recomendaciones:
 
- Enseña a tu hijo a tomar leche desde muy pequeño. Así se acostumbrará a su sabor y la seguirá tomando por el resto de la vida.
 
- El consumo recomendado de leche y sus derivados es de tres porciones al día (para los niños) y cuatro para los adolescentes y adultos. Consulta al médico si es necesario aumentar el consumo de lácteos en la dieta de tu familia.
 
- La diferencia entre la leche entera y la semidescremada es la cantidad de calorías que tiene cada una. Aunque a los niños puede beneficiales más la leche entera, si tienen problemas de sobrepeso u obesidad podría dárseles la leche semidescremada. Consulta al pediatra.
 
- La intolerancia a la lactosa es una enfermedad que puede aparecer desde muy temprana edad. Síntomas como la diarrea y el vómito son comunes cuando un ser humano no tolera este alimento. Para más información, haz clic aquí.
 
Artículo tomado del siguiente enlace