Leche de oveja: propiedades y usos en la cocina

05 de Agosto 2019
compartir
Cuando se habla de leche, normalmente se hace referencia a la de vaca, pues es la más consumida y la más rentable a la hora de ordeñar. No obstante, existe leche de otros animales que también consumimos, como la de oveja o de cabra, entre otras.
 

La leche de oveja, por ejemplo, se usa principalmente en la elaboración de quesos. ¿Conoces sus propiedades y usos? En este artículo, encontrarás todo lo que necesitas saber sobre la leche de oveja.

 

Propiedades de la leche de oveja

 

La leche de oveja es de más fácil digestión que la de vaca, aunque por su mayor contenido en triglicéridos también tiene más calorías, así como más cantidad de calcio (incluso más que la de cabra). La leche de oveja también contiene más zinc y diferentes vitaminas del grupo (sobre todo vitamina B12), las cuales tienen diferentes funciones en el organismo como la vitamina A que es buena para la mucosa, el pelo, las uñas y la piel, mientras que la vitamina C interviene en el sistema inmunológico.

 

Sin embargo, es importante saber que los procesos de pasteurización y homogeneización que se usan para eliminar patógenos provocan cambios deseados en la leche, como por ejemplo la eliminación de las enzimas que permiten la absorción del calcio, la destrucción de minerales coloidales que permiten absorber los nutrientes de la leche, la destrucción de las vitaminas A, C, B12 y B6, así como la destrucción de las bacterias beneficiosas, lo cual puede provocar el crecimiento de otros patógenos.

 

La leche de oveja, igual que el resto de leches, contiene lactosa, un azúcar que puede generar problemas a las personas intolerantes o incapaces de digerirla. No obstante, hay personas que sí que pueden tolerar algunos de sus derivados, como el queso, ya que su contenido en lactosa puede disminuir.

 

En cuanto a sus propiedades organolépticas, el sabor de la leche de oveja es ligeramente dulce; más fuerte que la leche de vaca, pero menos que la de cabra.

 

Usos de la leche de oveja

 

La leche de oveja se usa principalmente para obtener quesos, que son de tipo manchego, de sabor fuerte y con una textura bastante grasa. El queso feta, típico de Grecia, también se elabora con este tipo de leche. Y también se pueden encontrar yogures elaborados con leche de oveja que, al tener más cantidad de grasa, les proporciona más cremosidad y el sabor es más intenso. ¿Los has probado?

 

Para más información, revisar el siguiente enlace