Pangola, una de las gramíneas más agradecidas en tierras secas

28 de Marzo 2016
compartir
La pangola es una de las gramíneas que más resiste a la sequía. Es considerada una pastura agradecida, con buen nivel proteico y de alta digestibilidad. Los novillos de ceba la consumen en algunas zonas del trópico colombiano.
 
El ingeniero agrónomo, Olegario Royo, en el programa Todo Campo, en Argentina, aseguró que el pasto pangola se identifica por tener ventajas sobre otras especies tropicales. Su gran resistencia y persistencia en los suelos la hace una de las más sobresalientes en zonas del trópico.
 
“Cuesta plantarla pero dura toda la vida”, anotó el experto en pasturas en el programa de televisión. (Lea: Así son 3 fincas de ceba de novillos ejemplares y certificadas en BPG)
 
El pasto pangola tiene un buen nivel de proteína y digestibilidad que se pueden maximizar con el uso correcto de fertilización, previo a un estudio de suelo con el que se conozca el tipo de deficiencia mineral que allí se verifique.
 
“Tiene una respuesta positiva a la fertilización para aprovecharla al máximo. La gramínea responde si se aplica el nitrógeno de forma eficiente”, expuso el ingeniero agrónomo, que recomendó usar 100 kilos de este por hectárea al año.
 
“Si se usa más de 100 kilos hay pérdida”, recalcó.
 
Mario Noreña, experto en pasturas y forrajes y docente de la Universidad de Colombia, eligió a la pangola entre los pastos de mejor resultados para el consumo de bovinos en zonas del trópico bajo nacional.
 
Consideró que la pangola funciona en suelos ácidos, alguna presencia de aluminio y con mediana y alta fertilidad.
 
El ganado consume pangola en pastoreo directo. Si el ganadero quiere conservar alimento para épocas de escasez de lluvias, puede fabricar heno con él. En ambos casos gusta a los rumiantes. Los productores que no han sembrado pangola lo pueden hacer mediante semilla vegetativa como tallos o estolones. (Lea: Los 5 mejores pastos para el ganado en el trópico bajo)
 
La pastura es intolerante a los excesos de humedad y se adapta mejor a suelos franco arenosos y franco arcillosos. Por esta razón, la preparación del terreno es indispensable en todos las siembras. Aunque en el caso de la pangola la exigencia es mayor para que los tallos broten. 
 
Aun así, dijo Royo, “el pasto permite el mal manejo y errores; se puede castigar. Muchos pastos cuando se castigan por exceso de carga animal desaparecen. El pangola no y con rastra vuelve a nacer”.
 
Habla Emiro Rafael Canchila sobre la pastura
 
La gramínea pangola crece en suelos entre los 0 y 1.000 metros de altura sobre el nivel de mar y se asemeja al angleton, según Emiro Rafael Canchila, médico veterinario-zootecnista, con maestría en pasto y forrajes y doctorado en ciencias agropecuarias.
 
El pasto tiene un nivel de proteína ente 8 y 17 % pero poco se ha usado en el trópico bajo colombiano porque se le “achaca baja producción y presencia de plaga”. Alrededor de ella hay mucho desconocimiento de sus beneficios, apuntó Canchila.