Quinoa con leche

08 de Noviembre 2022
compartir

¡Porque las opciones nunca acaban! El día de hoy te traemos una receta de arroz con leche… pero ¡de quinoa! El arroz con leche es un postre muy típico en la época de Semana Santa, pero muchas personas evitan consumirlo -u ofrecerlo a sus hijos- por el contenido de azúcares y carbohidratos refinados que lleva la receta original.

 

Lo mejor de esta receta de quinoa con leche es que lleva mucho menos dulce que la receta del postre tradicional. No obstante, sigue siendo una opción deliciosa para probar en esta época y, sobre todo, para ofrecer a nuestros seres queridos.

 

La quinoa tiene un aporte de fibra mucho mayor que el arroz blanco, lo cual ayuda a controlar el efecto que puede tener la preparación en los niveles de azúcar en sangre. Además, esta fibra genera en nuestro cuerpo esa sensación de saciedad que nos ayuda a controlar o reducir las cantidades que consumimos. Por lo que, probablemente con menos cantidad de quinoa con leche nos sentiremos más llenos que con la versión original.

 

Además del mayor aporte de fibra de la quinoa con leche, a diferencia de la preparación tradicional, la quinoa tiene un aporte de proteínas considerable. La proteína es el macronutriente que genera mayor sensación de saciedad. Por lo que, de todas todas, vas a sentirte más lleno al consumir esta preparación que con su versión original.

 

Ingredientes

- 1 taza quinoa
 
- 2 tazas leche
 
- 1/2 taza agua
 
- 1 cucharada azúcar de coco
 
- Ralladura de limón
 
- 1 rama de canela
 
- 1/2 cucharada de esencia de vainilla
 

 

Instructiones

 
  1. Pon a hervir la quinoa con el agua. En este caso usamos quinoa roja, pero también puedes usar quinoa blanca si deseas que la preparación se parezca más a la receta original.

  2. Paralelamente, pon a hervir a fuego bajo la leche en una olla, y agrega la rama de canela y la corteza de limón para aromatizar la preparación.

  3. Una vez esté lista la quinoa, incorpórala a la mezcla de la leche, y añádele además el azúcar de coco y la esencia de vainilla.

  4. Mezcla todos los ingredientes hasta que se forme una mezcla homogénea y deja cocinar otro rato más. La corteza de limón y el palo de la canela lo puedes retirar en este paso, o dejarlo para la preparación final.

  5. Una vez se integren todos los ingredientes y se obtenga una mezcla consistente (similar a la del arroz con leche, aunque un poco más suave por el efecto de la quinoa), retira del fuego.

  6. Vierte la mezcla en los recipientes que hayas escogido (recuerda que deben ser resistentes al calor) y deja enfriar un poco.

  7. Puedes comer una vez la temperatura haya bajado, o puedes refrigerar y servir en frío. ¡No olvides espolvorear un poco de canela antes de servir!

 
Artículo tomado del siguiente enlace.