¿Se puede comer la corteza del queso?

22 de Noviembre 2021
compartir

Es una pregunta bastante frecuente, cuando estamos saboreando un queso riquísimo, llegas al final y… te lo comerías entero, pero, se genera la duda de si será o no comestible esa corteza.

 

La respuesta sería un ‘’ depende del tipo de corteza’’. Por tanto, ¿Cómo podemos diferenciarla?

 

En primer lugar, los quesos comestibles que se pueden comer enteros son aquellos que, por su forma de fabricación, no tienen corteza como: queso fresco o queso tierno seronés, requesón, o aquellos de pasta hilada tipo burrata o mozzarela o los de pasta cocida como el provolone. 

 

Los quesos de corteza artificial son aquellos que no deben comerse porque, aunque el material con el que se hace no es tóxico, están desaconsejadas para el consumo. Algunos ejemplos de este tipo de cortezas son las que recubren los quesos de pasta prensada como Gouda, Edam o de bola.

 

Los quesos de corteza natural son aquellos que normalmente si pueden consumirse, pero ojo, hay algunas recomendaciones a las que debes prestar atención:

 

La corteza natural es aquella que se elaboran en condiciones higiénicas, utilizando ingredientes aptos para su conservación como pueden ser: aceite, cerveza, vino… dejando actuar a la vez la acción del moho.
 

Por ejemplo, los quesos blandos de corteza enmohecida son los tipo Brie o camembert, quesos de corteza dura sin moho (utilizados para caldos por su dureza) o quesos de corteza lavada (con olores y sabores fuertes).

 

Las cortezas que deberíamos evitar son aquellas que sean susceptibles de pasar por muchas manos, es decir, quesos que no vayan envueltos y al manipularlos para la venta se manoseen, o aquellos que tengan etiquetas pegadas directamente en la corteza (los pegamentos pueden dejar sustancias nocivas para la salud).

 

Todas las cortezas que utilizamos en Quesería Seronés Artesano son de corteza natural, utilizando ingredientes naturales que aportan sabor, aroma y color a cada una de nuestras variedades, pudiendo ser apto su consumo. Además, los empaquetamos individualmente para su manipulación y venta. La variedad de quesos es numerosa, quesos al pimentón, al vino, al romero, al tomillo, a la manteca… la corteza en este caso, aporta una potencia de sabor tan agradable que nos parece que es ‘’el sabor hecho arte’’

 
Artículo tomado del siguiente enlace.