Un modelo exitoso de ganadería ecológica

07 de Diciembre 2020
compartir

En Nueva Zelanda, una granja familiar cría ovejas y vende carne orgánica de alta calidad. Este es su trabajo.

 

Una granja familiar neozelandesa le debe su éxito a una raza ovina muy particular. El establecimiento orgánico Mangapiri Downs abastece a restaurantes, minoristas orgánicos y familias en toda Nueva Zelanda. Con certificación orgánica y más de 100 carneros vendidos al mes, se trata de un negocio pionero, sostenible y eficiente. Las características y los increíbles beneficios de sus ovejas estrella: las Shire.

 

Familiar y orgánico

 

Comprometidos a proporcionar carne y ganado orgánico certificado de alta calidad, Tim y Helen Gow se dedican a la ganadería orgánica desde mediados de los años ochenta. En su granja Mangapiri Downs, en el oeste de Southland, el matrimonio cría ovejas y vacas y vende más de 100 carneros Shire por mes. “Suministramos carne y cordero cultivados orgánicamente directamente a restaurantes, minoristas orgánicos y familias en toda Nueva Zelanda”, explica Tom.

 

El establecimiento, propiedad de la familia desde 1937, posee 469 hectáreas con 4.000 unidades de stock, principalmente ovejas Wiltshire, Shire, ganado peludo Tufty y ganado Highland. Pasturas, carne, ganado vacuno, ovejas, lana y sementales cuentan con certificación BioGro desde marzo de 1989.

 

En Mangapiri Downs no se utilizan productos químicos, vacunas o fertilizantes, lo que les ha permitido criar muchas generaciones de líneas de sangre orgánicas fuertes. “Estamos orgullosos de tener un sistema de granja orgánica verdaderamente sostenible sin depender de fertilizantes importados de ningún tipo”, concuerda el matrimonio.

 

La raza

 

Mangapiri Downs se volcó a la cría de carneros orgánicos para obtener vitalidad e inmunidad natural contra enfermedades y parásitos. Después de probar diez razas de ovejas a lo largo de los años (incluidos Romneys, Finns, Lincolns, Romlincs, Perendales y Texels), sus dueños optaron por la Wiltshire y establecieron su rebaño en 1987.

 

“Hemos estado desarrollando una nueva variedad de Wiltshire que nunca ha sido despojada y con el pelo cubierto durante todo el año. Los nombramos y registramos la marca registrada SHIRE, nuestra raza orgánica favorita de ovejas para los granjeros que desean una producción de carne muy fácil de cuidar”, destaca Tim.

 

Los carneros Shire y Wiltshire reducen la carga de trabajo y de costos. Se trata de una raza muy productiva, resistente y fácil de cuidar, única en el sentido de que cultivan muy poca o nada de lana (principalmente eliminan la lana que tienen en primavera/verano).

 

Para nuestra empresa de agricultura orgánica, hemos descubierto que la raza Wiltshire/Shire es la mejor: las ovejas no tienen dags y son las más resistentes a los parásitos y las moscas en comparación con otras razas. Los rendimientos de carne son altos y los restaurantes prefieren un muy sabroso cordero de textura fina. Las pieles son mucho más gruesas que la mayoría de las otras ovejas y cuando se procesan tienen un alto rendimiento de cuero de primer grado”, resaltan.

 

Se trata de una raza bovina sumamente inteligente que pasta de manera independiente, es ágil y se mueve fácilmente en terrenos difíciles. Además, posee una alta tasa fertilidad con ovejas resistentes y de rápido crecimiento.

 

Texto original en el siguiente enlace.