Aprender de la justicia alemana en materia electoral

Por: 
Eduardo Mackenzie
25 de Noviembre 2022
compartir
Lo ocurrido en estos días en Alemania debería servirnos de ejemplo en Colombia. Allá una revista independiente investigó y pudo establecer, con pruebas indiscutibles, que las elecciones municipales de Berlín, del 26 de septiembre de 2021, habían sido manipuladas y fraudulentas.

En consecuencia, el Tribunal Constitucional de esa capital ordenó la anulación de las mismas y llamó a votar de nuevo el próximo el 12 de febrero, a pesar de las protestas de los grupos de izquierda.

 

Allá el fraude electoral tuvo rasgos que recuerdan lo que pasó en Colombia durante las elecciones legislativas y presidenciales de 2022: las máquinas electrónicas de voto y conteo de votos fallaron; los instigadores y beneficiarios del fraude fueron partidos de socialistas, comunistas y verdes y los incidentes en las mesas de votación fueron muchos y de diferente tipo.

 

Algunos colegios electorales de Berlín dejaron que menores y extranjeros votaron ilegalmente y fomentaron desórdenes con el voto por correspondencia. La anomalía más espectacular fue que el transporte público de la ciudad fue paralizado el día electoral para que los votantes de más edad no pudieran acudir a las urnas normalmente: el gobierno de la ciudad se inventó una maratón para ese día y el transporte fue así perturbado con ese pretexto. Por otra parte, a quienes investigaban lo ocurrido les negaron el acceso a los registros de los colegios electorales. Sin embargo, la pesquisa periodística pudo probar que las papeletas de registro de unos distritos fueron mezclados con los de otros distritos, que faltaron urnas y votos en algunos colegios electorales y que en algunos de esos colegios electorales los funcionarios dejaron votar a unos y a otros no. Unos colegios electorales recibieron votos más allá de la hora de cierre oficial, cuando los medios ya estaban dando los primeros resultados, y otros hicieron lo contrario: cerraron antes.

 

Ante los primeros reclamos de electores, el Comisionado Federal de Elecciones, o Escrutador Federal, Georg Thiel, conocido por su autoritarismo, negó toda posibilidad de fraude y subrayó que esas quejas eran “falsas noticias”. Algunas personas habían mostrado imágenes en las que se ve que las urnas metálicas podían ser abiertas prematuramente utilizando un simple cuchillo de cocina. Ante el veredicto del Tribunal Constitucional, Thiel, tuvo que admitir que las irregularidades afectaron la votación al menos en seis de los doce distritos de la ciudad.

 

También puede leer: “Berlin election must be repeated completely”

 

Para contrarrestar el silencio que guarda la prensa colombiana sobre el fraude electoral en Berlín (como lo ha guardado sobre los recientes fraudes electorales en Estados Unidos, Reino Unido y Brasil) y sobre la ejemplar decisión de la justicia alemana de anular la elección en Berlín, Colombia News difunde estos dos artículos factuales sobre ese importante episodio.

 

Eduardo Mackenzie, La linterna Azul, 23/11/2022