Atentos al dólar

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
08 de Agosto 2019
compartir
¿Cómo afectará la tasa de cambio a la ganadería colombiana en los próximos meses?

La guerra comercial de Estados Unidos con China ha generado un efecto de riesgo económico especialmente en los países emergentes, hasta el punto que hoy ya se habla de una desaceleración global. Tal situación se refleja en la cotización de nuestra tasa de cambio que esta semana alcanzó su máximo histórico. ¿Cómo afectará la tasa de cambio a la ganadería colombiana en los próximos meses?

 

En el año 2014 la tasa de cambio no superaba los $2.000, hoy ya se encuentra por encima de los $3.450, y las expectativas es que en próximas semanas supere los $3.500 por dólar, a menos que algo extraordinario ocurra en las relaciones comerciales entre EE.UU. y China, situación poco probable.

 

Para nuestra ganadería existen puntos a favor y otros no tanto, pero que también podrían ser aprovechables.

 

De un lado, con una tasa de cambio que viene al alza, la oportunidad de exportar es más atractiva. Sin duda el tema aftoso ha limitado, pero es notable la diferencia entre el sector exportador cárnico y el lechero.

 

El primero con entusiasmo buscando nuevos mercados: China, Medio Oriente, Norte de África, Rusia, Indonesia. El segundo, aun con una auto-barrera impuesta en donde se le achaca al precio pagado al productor su falta de competitividad para exportar.

 

Con el tema del estatus sanitario de país libre de aftosa resuelto en próximas semanas y la tasa de cambio al alza, o por lo menos estable sobre los $3.300, y lo demás ceteris paribus, se esperaría un repunte inmediato de las exportaciones de carne.

 

Pero también el comportamiento cambiario actual de depreciación del peso hace que los novillos gordos sean más competitivos, por lo que el envío de animales en pie al exterior puede tener un segundo aire en 2019.

 

En el sector lechero lo positivo no hay que buscarlo por el lado de las exportaciones sino de las importaciones. La tasa de cambio alta permite que se mitigue la entrada de leche y derivados lácteos del exterior. El problema importador parece menor hoy, sencillamente porque existen cupos que no suman más de 17 mil toneladas al año desde EE.UU. y UE, pero en 2024 la situación será de la mayor sensibilidad.

 

Con el estado cambiario actual terminan encareciéndose notablemente los insumos y maquinaria importada, por lo que los costos de producción tendrán mayor tendencia al alza en los próximos meses. Tal situación nos lleva de nuevo a la reflexión si mucho de lo traído del exterior debería producirse en el país, especialmente lo relacionado con alimentación animal.

 

Sin duda, el mensaje del mercado para la ganadería colombiana hoy es importe menos, exporte más; sobre todo cuando en el mundo Colombia es uno de los pocos países con posibilidad de consolidar rápidamente oferta exportable en carne y leche, a pesar de las dificultades climáticas.

 

La guerra comercial entre EE.UU. y China está lejos de terminar y las mismas políticas monetarias de estos países han generado un desajuste en las expectativas económicas. Así las cosas, tasa de cambio alta habrá para largo rato. Leamos las señales cambiarias y estemos atentos al precio del dólar para aprovecharlo.