Bienvenidos al futuro

Por: 
Augusto Beltrán Segrera
16 de Abril 2021
compartir
Así lo dijo Cesar Gaviria en agosto de 1990 en el discurso de posesión. En ese gobierno se realizó la apertura económica. Se dio el banderazo para internacionalizar la economía. El término que se emplea para designar la capacidad de un país o las empresas del mismo de comercializar sus productos en otro país del planeta.

Así lo dijo Cesar Gaviria en agosto de 1990 en el discurso de posesión. En ese gobierno se realizó la apertura económica. Se dio el banderazo para internacionalizar la economía. El término que se emplea para designar la capacidad de un país o las empresas del mismo de comercializar sus productos en otro país del planeta.

 

La internacionalización permite el acceso a otros mercados, lo que posibilita el crecimiento económico, haciendo más intenso el proceso de intercambio de cualquier tipo de bien. Desde cuando empezó esta agenda a de internacionalización, gobierno a gobierno, se ha venido abriendo nuestra economía al mundo. Esta globalización ha afectado de muerte a muchos sectores de la economía. Otros sectores han visto algo de beneficio.

 

Este año el precio del ganado en pie y de la carne ha tenido un aumento notable. Este aumento se debe básicamente a dos factores. El primero, por la recuperación del estatus sanitario (la OIE restituyó a nuestro país como zona libre con vacunación). Gracias a ello, los precios que habían caído cuando se perdió el status, se recuperaron y llegaron a niveles aceptables, con promisorias perspectivas. Importante mencionar que cuando los precios del ganado disminuyeron, lo mismo no ocurrió en el precio de carne en los expendios.

 

El segundo, y más importante, es la internacionalización de nuestra economía. Gracias a la agenda de apertura de mercados que se ha venido desarrollando, el precio del ganado en Colombia ha venido aumentando. Y la tendencia indica que seguirá haciéndolo.

 

Hoy Colombia tiene el precio de ganado más bajo del hemisferio, exceptuando a Venezuela (donde hace más de 20 años no vacunan contra la fiebre aftosa) y también tiene un inventario reducido.

 

Más aun, en el momento que se logre la admisibilidad sanitaria en China y USA, estos precios se volverán más “internacionales”.

 

En días pasados comentaba un experto en carnes de Uruguay, que el ganado gordo de ese país estaba en US$3,50 dólares por Kilo. Mientras que en Colombia estamos con precios por debajo de US$ 1,7. Sabemos que la carne uruguaya es considerada entre las mejores del mundo por su calidad, además de ser un producto que se ha venido mercadeando de forma excepcional en el mercado mundial. Pero que valga el doble de la colombiana es un exabrupto.

 

Por eso vemos que la tendencia de la carne colombiana será al alza. Esta alza también será impulsada en el momento que se abran los mercados de China y USA.

 

El mundo cada día demandará más carne. El aumento en el consumo en países como China, no solo por el efecto de la peste porcina africana, que afectó el inventario mundial de cerdos (se estima que el efecto fue de la tercera parte del inventario mundial), sino los cambios en los hábitos de consumo al migrar desde zonas rurales a ciudades. Por otra parte, hay que destacar el aumento en la población de la zona MENA, medio oriente y norte de África. Por ejemplo, en Egipto se habla de un aumento del 30 % de la población a 2030.

 

Estas razones motivan a los ganaderos colombianos a que retengamos hembras, produzcamos más terneros. Es necesarios incrementar nuestros hatos de manera decidida y responsable, porque la demanda mundial de carne seguirá incrementando y Colombia es uno de los países llamados a producir este producto.

 

El gobierno debe diseñar instrumentos que impulsen al ganadero a aumentar inventarios, a invertir en sus predios para hacerlos más productivos y para acceder a los mercados de mejores precios.

 

Estamos convencidos que este es el camino a seguir. No creemos que una limitación al comercio internacional por una subida de precios, sea la solución. Esta limitación echaría hacia atrás una política de más de 30 años. Los feroces maltratos que nos ha impuesto la llegada de leche más barata de países desarrollados, serán compensados con las proteínas cárnicas, con ganados alimentados a pasto.