Conectemos para mejorar

Por: 
Maria Helena Latorre
12 de Agosto 2020
compartir
La cámara Procultivos de la ANDI está empeñada en conectar a los agricultores con los apicultores,porque estamos convencidos de que el trabajo conjunto no solo es beneficioso para ambas partes, sino que además promueve las Buenas Prácticas Agrícolas y Apícolas, así como favorece la salud de las colmenas.
A través de jornadas a lo largo y ancho de Colombia, Procultivos está poniendo en sintonía a ambas partes para que comprendan e interioricen que son más los puntos de encuentro que las diferencias entre ambas actividades.
 
 
Nuestro objetivo principal es acabar el divorcio que hemos visto que existe entre agricultores y apicultores. Por eso, nuestro punto de partida es convocar a agricultores y apicultores de una misma región. En la mayoría de los casos solo se conocen hasta que llegan a las jornadas, ahí descubren que son vecinos. En este primer encuentro hemos comprobado que en un principio existe tensión entre ellos, romper con esa tendencia es uno de nuestros objetivos.
 
 
Luego, a lo largo de casi ocho horas, realizamos diversas actividades con las que rompemos el hielo y les demostramos las bondades que para cada una de estas actividades tiene el trabajo conjunto, en especial, a través de la polinización.
 
 
Este es un punto clave en las jornadas, porque es difícil que un adulto que lleva años realizando una actividad acepte cambios en su conocimiento. Es por eso que en las jornadas utilizamos la andragogía, una metodología que está orientada a reducar a las personas adultas.
 
 
Los agricultores y apicultores se encuentran con actividades que se salen de la tradicional clase teórica. Buscamos que a través de actividades dinámicas y divertidas descubran que ganan juntos y que impactan su economía positivamente. Los asistentes se sorprenden gratamente al hacer sus sumas y restas y comprobar que pierden dinero y tiempo por esta desconexión.
 
 
Este es un ejercicio que iniciamos en el 2016 y que hemos venido replicando, año a año, en diversos lugares del país, lo que nos ha permitido afinar las jornadas a partir de esa experiencia.
 
 
Hacemos presencia en regiones con diferentes condiciones climáticas y de suelos, por lo que a nuestras jornadas han llegado productores de aguacate, mango, frutos rojos, cítricos, melón.., en fin hemos constatado que la polinización trae beneficios para una amplia gama de cultivos.
 
 
Tras romper el hielo, tanto los agricultores como los apicultores se sorprenden al ver las inmensas oportunidades que les significa trabajar juntos. Los agricultores entienden que pueden mejorar la calidad de sus frutos y la productividad de sus cultivos gracias a la polinización, mientras que los apicultores descubren una nueva fuente de ingresos al prestar este servicio.
 
 
Esta beneficiosa relación les hace comprender que son una apuesta económica para el sector agro de nuestro país, por lo tanto, se comprometen a trabajar en conjunto y acabar con ese divorcio que los separó por mucho tiempo. La jornada refuerza, además, el uso de las Buenas Prácticas Agrícolas y Apícolas que permite la convivencia de ambas actividades.
 
 
Nuestra apuesta es que se acabe el divorcio entre ambas actividades, en Colombia y en todo el mundo