De compras con el carrito

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
13 de Junio 2019
compartir
El fin de semana pasado realicé una actividad que todos debemos hacer permanentemente cuando vamos a mercar: comparar precios entre productos sustitutos con el fin de hacer rendir un poco más el dinero y optimizar la calidad.

Si bien lo hice con diferentes productos, me concentré en los lácteos, específicamente la leche líquida. De un lado encontré que la leche UHT es la que más espacio ocupa en los anaqueles, desplazando a la pasteurizada que hace una década era la de mayor participación y vistosidad.

 

Dediqué un buen tiempo a recorrer un supermercado de renombre, pero ubicado en una zona de estrato medio de Bogotá, y revisé precios de las marcas tradicionales de leche encontrando un precio por litro que osciló entre los $3.400 y $3.700 para la UHT deslactosada.

 

Tal precio termina siendo alto para estratos medios en virtud, sobre todo, de los márgenes de ganancia que pueden obtener tales plataformas de comercialización.

 

Así las cosas, USD 1,12 vale en Colombia un litro de leche UHT pero en Ecuador USD 1,05; en Chile USD 1,03; en Bélgica USD 0,95; en EE.UU. USD 0,93; en Alemania USD 0,75. En fin, de 18 países en los que consulté el precio solo en Canadá, Argentina y Panamá terminó cotizándose el litro de leche más caro que en Colombia.

 

Con un precio, que los comparativos internacionales indican que es alto, decidí abandonar el supermercado e ir a los almacenes de bajo costo, que ya cuentan con bastante presencia en el territorio nacional. Todo en la misma zona residencial de la ciudad.

 

Encontré entonces leche UHT deslactosada con precio entre $1.600 y $1.800 por litro, de marcas desconocidas pero con un empaque incluso que va de bolsa a caja. Interesante, más si es el 48 % menos en precio. ¿Y la calidad?

 

No podría decir si su calidad es buena o mala, pero sí existen diferencias en su textura y sabor. Para determinar su calidad valdría la pena hacer análisis más especializados a nivel químico y microbiológico.

 

Lo que sí es claro es que a pesar de las quejas, falsos rumores o mala publicidad, que a veces se hace sobre los productos de bajo costo, aún no conozco sanciones de la Superintendencia de Industria y Comercio - SIC al respecto por publicidad engañosa o falsa comercialización.

 

Pero solo por curiosidad quisiera saber que tanto difiere la calidad de la leche de una marca tradicional con una de bajo costo en su contenido nutricional, de grasa y solidos ¿habrá más agua, o lactosuero mezclado? Tarea para la SIC, Invima y Ministerio de Salud. Yo solo fui de compras.

 

Lo ideal para un mercado como lo es Colombia, en donde 29 millones de habitantes se encuentran en estrato 1 y 2, es que pudieran adquirir un litro de leche ojalá por esos $1.600 sin tener cuestionamientos o dudas sobre sus propiedades y cualidades.

 

Por ahora, bien vale la pena hacer el ejercicio de comparar precios de productos, evaluar su calidad y ser consumidores cada vez más exigentes.